El grupo facturó 2.725 millones en 2011

PRISA mantiene el nivel de ingresos pese a la crisis

PRISA cerró el año pasado con unos niveles de ingresos y beneficio bruto de explotación (Ebitda) estables pese a la crisis. La facturación recurrente se situó en los 2.714,1 millones de euros, con un ligero retroceso del 1,3%.

El grupo PRISA (editor de Cinco Días) cerró 2011 con unos niveles de ingresos y Ebitda estables pese a la crisis económica, según los datos ajustados presentados esta tarde a la CNMV.

Así, la compañía ha conseguido unos ingresos recurrentes de 2.714,16 millones, que suponen un ligero retroceso del 1,3% respecto a 2010, mientras que el resultado de explotación ha rondado los 437 millones, con unos márgenes de Ebitda recurrentes estables del 18,2%.

"Estos resultados demuestran la fortaleza operativa de nuestros negocios incluso en un entorno de extrema debilidad del ciclo económico", ha declarado el consejero delegado del grupo, Juan Luis Cebrián.

"Santillana y la televisión de pago son ejemplos de cómo se puede crecer en medio de las circunstancias más adversas", ha añadido. La filial editorial creció un 12,2% y la televisión de pago lo hizo a un ritmo similar (12,5% ajustado de efectos no recurrentes) tras ganar abonados.

Cebrián ha destacado el gran esfuerzo hecho por la compañía en la reducción de costes y ha añadido que esto, junto con una presencia reciente en América Latina, ha permitido "mitigar en parte" la caída de los mercados publicitarios en España y Portugal". así, los ingresos internacionales de PRISA alcanzan ya más del 32% del total.

El ejecutivo ha explicado que, siguiendo un criterio de prudencia y dada la difícil situación por la que atraviesa Portugal, PRISA ha procedido a dotar una provisión por deterioro de los fondos de comercio de 252,94 millones en 2011.

Asimismo, ha realizado provisiones en el impuesto de sociedades por 183 millones para hacer frente a posibles resoluciones judiciales sobre contenciosos fiscales en curso, referentes a deducciones a la exportación. "No obstante, seguimos confiando en que los tribunales nos den la razón", ha puntualizado.

Tras estas provisiones extraordinarias, las pérdidas netas del grupo se han situado en los 451 millones de euros.

El consejero delegado ha terminado resaltando que el acuerdo con los bancos para renegociar la deuda del grupo ha otorgado a PRISA "la flexibilidad financiera que le permitirá centrar sus esfuerzos en mejorar operativamente sus negocios".

En línea con los esfuerzos por reducir costes, el 92% de los ejecutivos del grupo aceptaron voluntariamente, y con carácter indefinido, una reducción del 7% en su salario fijo.