Ferrovial y Sacyr ganan dos meses para refinanciar la deuda de la R-4
Fomento tranquiliza a la banca con un plan para salvar las autopistas
Fomento tranquiliza a la banca con un plan para salvar las autopistas

Fomento tranquiliza a la banca con un plan para salvar las autopistas

El riesgo de quiebra de distintas autopistas mereció la semana pasada una cumbre en Fomento, en la que el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, tranquilizó a representantes de la banca. El ministerio se ha comprometido a trazar un plan para compensar la caída generalizada de tráfico. En juego, créditos por más de 3.000 millones y la participación de los bancos en la financiación de infraestructuras.

La banca acudió con un mensaje unánime la semana pasada a la sede de Fomento: será difícil encontrar financiación para próximos proyectos de infraestructuras si antes no se articula un plan para salvar de la quiebra a una decena de autopistas, como las radiales de Madrid, la eje aeropuerto (M-12) o la Cartagena-Vera. Sus concesionarias, entre las que se encuentran las mayores constructoras del país, están acusando la imparable caída de tráfico y piden el reequilibrio económico contemplado en los contratos. De esas concesiones cuelgan créditos por más de 3.000 millones de euros y hay un amplio debate sobre la responsabilidad del Estado en caso de quiebra.

Las cuentas de compensación aprobadas en la pasada legislatura, por las que Fomento cubre la diferencia entre los ingresos reales y los que se obtendrían con el cumplimiento del 80% de la previsión de tráfico, solo duran tres años y apenas han sido una tirita en la brecha de las autopistas.

El sector concesional y sus bancos acreedores demandan cuentas de compensación por un plazo de 15 a 20 años con el fin de ver compensado el evidente déficit de tráfico y acceder a la refinanciación de sus créditos. El hecho es que la banca quiere tener mínimas garantías de que los operadores de las autopistas pagarán sus créditos.

En ese sentido, el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, quiso tranquilizar a sus interlocutores asegurando que solventar la crisis de las autopistas se ha convertido en prioridad para el Ministerio. Al parecer, un mayor plazo para las citadas cuentas de compensación sería la salida en que trabaja el nuevo Gobierno.

Nueva tregua en la R-4

El vencimiento de deuda más inminente entre las autopistas en crisis es el de la madrileña Radial 4, operada por Ferrovial en consorcio con Sacyr y Caja Castilla La Mancha. El crédito asciende a 553 millones y está repartido entre 29 bancos, con Santander, BBVA, Sabadell, Popular, Cajasur, Kutxa o Unicaja entre ellos. Ante la negativa de la banca a refinanciar a largo plazo, la concesionaria (Autopistas del Sur) ha obtenido un nuevo plazo de dos meses para seguir negociando y, sobre todo, a la espera del plan de ayuda de Fomento.

Con el pacto firmado ayer, fuentes conocedoras de las conversaciones aseguran que el vencimiento pasa del 27 de febrero al 27 de abril, pese a que una mayoría de las entidad del consorcio estaban por la labor de otorgar hasta cuatro meses de prórroga.

La autopista Radial 4, entre Madrid y la localidad toledana de Ocaña, saldó 2011 con una intensidad media diaria de 6.796 vehículos, lo que supone una caída del 18% respecto a los clientes registrados en 2010. Su concesionaria ya fue compensada con una subida del 1,95% en la tarifa, acumulativo a partir de 2012 y hasta que esté cubierto el sobrecoste en su construcción. Además, tiene el respaldo de una cuenta de compensación. Debido a estas ayudas, la facturación de la autopista mejoró un 55% en 2011, declarando 31 millones.

Llenazo en la toma de posesión de Gonzalo Ferre

Fomento cerró ayer el goteo de nombramientos de altos cargos con la toma de posesión del secretario general de Infraestructuras, Gonzalo Ferre Moltó (Alicante, 1954). Licenciado en Derecho y funcionario del cuerpo de Gestión de la Hacienda Pública e interventor del Estado, Ferre vuelve a la Administración tras pasar los últimos años en Abertis. En su currículo figuran la subdirección general del Tesoro, la dirección general de la Empresa Nacional de Autopistas y la presidencia de la Fábrica de Moneda y Timbre.

En el sector privado ha sido consejero delegado de Itínere, adjunto al presidente de Sacyr y director del negocio de autopistas en Suramérica de Abertis.

Pocas veces habrá recibido Ferre tantos abrazos como ayer. El vicepresidente y el consejero delegado de Ferrovial, Joaquín Ayuso e Íñigo Meirás; el presidente de Ferrovial Agromán, Alejandro de la Joya; el presidente de Sacyr y el consejero delegado de Sacyr Concesiones, Manuel Manrique y José María Orihuela; el presidente de Dragados, Marcelino Fernández Verdes; José Mayor Oreja por FCC; el consejero delegado de OHL Concesiones, Juan Osuna; el presidente de Aseta, José Luis Feito; Juan Lazcano por la Confederación Nacional de la Construcción; David Taguas y Julián Núñez como representantes de Seopan, fueron algunos de los asistentes a la toma de posesión. Muchos destacaron la experiencia de Ferre en infraestructuras. A la pregunta sobre la problemática de las autopistas en riesgo de quiebra, Ferre contestó a este periódico que debe tomarse un tiempo "para sentar las prioridades".

Junto al nuevo secretario de Infraestructuras tomaron posesión el presidente de Ineco, Pablo Vázquez, y el de Senasa, Pablo Fernández.

Código ético

La ministra de Fomento, Ana Pastor, reiteró ayer ante el empresariado de la construcción que se ha abierto una legislatura marcada por la austeridad, la transparencia y la apuesta por la colaboración público-privada.

Pastor avanzó que Fomento está elaborando un código ético interno para garantizar la citada transparencia.

La ministra se verá hoy en Madrid con los presidentes de Aragón, Castilla-La Mancha, Extremadura y Madrid.