¿Fórmula mágica para reducir deuda?

Se buscan empresas públicas para OPVs

La salida a Bolsa de empresas como Aena, Loterías o Paradores podría ser una fórmula para adelgazar la deuda de España pero la duda es saber si es un buen momento para realizar estas operaciones o por el contrario supondría malvender un tesoro que es muy valioso para el Estado. Los analistas hacen sus apuestas.

Señal de tráfico
Señal de tráfico

"Seguiremos practicando esa política de privatización de empresas que fue clave en los desarrollos económicos de España y también para promover el ingreso de España en el euro en su momento". Con esta declaración realizada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, realizada hace varias semanas, el Gobierno no ha hecho más que confirmar lo que el mercado ya venía barruntando desde que el PP ganara las elecciones en noviembre.

Y es que las participaciones que el Gobierno tiene en empresas públicas tienen un valor aproximado de 29.100 millones de euros, según se recoge en un informe de la gestora de Santander. "Irremediablemente, el Gobierno tendrá que echar mano de cosas extraordinarias para afrontar los presupuestos con un déficit muy ajustado y la venta total o parcial de empresas públicas puede ser una de las fórmulas para que las cuentas salgan", asegura Rafael Romero, director de inversiones de Unicorp Patrimonio.

El experto cree que en los próximos meses se puede ver todo tipo de operaciones alrededor de las empresas públicas. "Algunas las cerrarán, otra las fusionarán y otras las venderán" añade el analista. Aena, Adif, RTVE, Loterías o Paradores junto con las participaciones en empresas cotizadas como Ebro Foods, Enagás o Red Eléctrica son algunos de los grandes tesoros que el Gobierno tiene guardado.

La privatización de estas empresas podría llevarse o bien mediante la salida a Bolsa o por la adjudicación a algún inversor privado de peso. Además, el mercado podría acoger alguna Oferta Pública Venta de acciones (OPV). El Gobierno de Zapatero ya lo intentó el verano pasado con Loterías pero se vio forzado a paralizar la venta del 30% de compañía ya que el momento de mercado no era propicio y la valoración que recibió la empresa no era la esperada.

Nuevas condiciones de mercado

Varios meses después y con un nuevo Gobierno, ¿las condiciones de mercado han cambiado? Rafael Romero cree que es buen momento para ir preparando la salida a bolsa, porque "los mercados están cada vez más soportados y debe salir al mercado cuando se ofrezca potencial de recorrido al alza. Las Bolsas están mejor ahora que cuando se intentó con Loterías".

En cambio, Natalia Aguirre, directora de análisis de Renta 4, considera que el mercado está muy fuerte ahora pero que puede haber "baches" más adelante aunque considera que cuando las "cosas se tranquilicen en el plan macro será una vía más".

Entre las opciones más viables, los expertos apuntan a empresas como Paradores, Correos, Red Eléctrica o Enagás. Entre las privatizaciones con más posibilidades de salir adelante, según Victoria Torre, responsable de análisis y producto de SelfBank, estarían la de Loterías y Apuestas del Estado, una vez más, y la de AENA. En relación a esta última, podría sacarse a Bolsa el 49%, un mayor porcentaje que el barajado para Loterías.

La experta considera que pese a la necesidad que "apremia al Estado", el Gobierno "no dará ningún paso en falso que implique malvender ninguna empresa". La percepción negativa que los inversores extranjeros tienen de España por la crisis de deuda puede ser otra de las razones que lleve al Gobierno a esperar tiempos mejores, según Torre. La analista cree que estos inversores "todavía son reticentes a la hora de acercarse a nuestro país y es preciso que se recupere la confianza". Las difíciles condiciones de acceso al crédito también podrían disuadir a los inversores a embarcarse en operaciones de estas características.

æpermil;poca dorada de las OPV

Repsol, Telefónica, Endesa, Argentaria o Tabacalera son algunas de las grandes empresas que el Gobierno de Aznar privatizó en la década de los 90 con importantes OPVs y que revolucionó los mercados dando acceso al inversor minorista que empezó a participar en estas operaciones. Las condiciones de mercado actuales distan de las que se vivieron en aquel momento.

Entre 1996 y 2000, el proceso de convergencia de España para formar parte del euro impulsó de manera significativa la actividad en la Bolsa española que se convierte en un auténtico fenómeno social. En apenas cinco años se producen 63 ofertas de venta de acciones por valor superior a los 50.000 millones de euros (800 millones de euros por operación en promedio), muchas de ellas privatizaciones.