El grupo ganó un 14,6% menos

El presidente de Kutxabank ganó 514.900 euros en 2011 tras rebajarse un 15% el sueldo

Mario Fernández, presidente de Kutxabank y BBK, ganó 514.900 euros en 2011, tras aplicarse una rebaja voluntaria del 15% a partir de mayo del año anterior.

Fernández, al frente de la entidad más solvente del sector, ha renunciado a remuneraciones variables, indemnizaciones, pensiones u otros percepciones, por lo que sus ingresos se limitan al sueldo que cobra por su cargo.

La retribución del consejo de administración de BBK en 2011, que está integrado por 24 miembros, alcanzó los 638.000 euros, incluyendo el sueldo del presidente. Es un coste inferior en un 4,20% al de 2010. La retribución se fijó en 2002, con una dieta por asistencia de 195 euros netos que no se ha modificado.

Los 17 principales directivos de la caja vizcaína ingresaron 4,16 millones el año anterior, un 1,04% más que en 2010, cuando el equipo gestor estaba integrado por 16 profesionales.

Por su parte, el presidente de Kutxa, Xabier Iturbe, ganó 383.000 euros el año pasado y su homólogo en Caja Vital, Carlos Zapatero, 183.194 euros.

Los tres socios de Kutxabank han anunciado los resultados de 2011, el último ejercicio por separado antes de la creación del banco que ha comenzado a operar este año. BBK ganó 220, 2 millones (un 14,6% menos). Los resultados de Kutxa alcanzaron los 10,25 millones, lo que representó una caída del 85,5%. Los beneficios de Caja Vital, 14,7 millones, retrocedieron un 61,91%. Los tres realizaron importantes dotaciones para la cobertura de créditos y otros activos.

El anuncio de los sueldos de los presidentes de las cajas vascas se produce tres semanas después de que el Gobierno de Mariano Rajoy decidiera limitar las retribuciones de los directivos de entidades que han recibido ayudas.

Los máximos responsables de las cajas que han tenido que recurrir al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) no podrán cobrar más de 600.000 euros al año. Una importante reducción de ingresos, por ejemplo para los gestores de Banca Cívica y para Rodrigo Rato, presidente de Bankia y Caja Madrid, que en 2011 declaró unos ingresos de 2,3 millones. Para las entidades nacionalizadas (Novagalicia, Catalunya Caixa, Unnim y Banco de Valencia) el límite salarial por ejercicio se fija en los 300.0000 euros.