25 de febrero de 2012

Un juicio en el fondo del mar

Escena del Juicio en el Fondo del Mar
Escena del Juicio en el Fondo del Mar

æpermil;rase una vez un besugo perdidamente enamorado de una sirena de la corte de Neptuno, rey de los mares. Enloquecido por no poder estar con su amada, un día decide raptarla. Y todo termina con un juicio, con Santoña (Cantabria) como escenario, y el entierro y quema del prendado pez.

Todos los peces del mar han sido llamados a declarar a causa del rapto de una sirena por un besugo enamorado, "desde el pez más diminuto hasta el muergo más astuto". Todos han dado su testimonio al juez Neptuno. Las sirenas forman el tribunal, el salvareo es el abogado defensor, el verdel ejerce la acusación, el pez volador se encarga de las diligencias como procurador y del orden de la sala se ocupa un enorme pez espada.

Terminadas las declaraciones, llega la sentencia. Neptuno, que se apiada del enamorado pez, le absuelve de todos los cargos. Pero de nada sirve la buena noticia, ya que el besugo, que es rechazado por su amada sirena, se acaba muriendo de pena.

Esta historia de amor imposible fue ideada en 1934 por la murga Los Parrandistas y declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional en 1985. En la actualidad, es la peña local Los Rayitos quien se encarga de teatralizar este juicio, una labor de más de 50 personas entre actores y ayudantes, que se disfrazan de diferentes especies marinas reales o imaginarias, desde sirenas hasta la anchoa, el pulpo o la sardina. En los disfraces, las cabezas y colas están confeccionados con corcho blanco, el cuerpo de un revestimiento más flexible con las escamas superpuestas y todo ello montado sobre un armazón de varilla de hierro fina.

Este sábado 25 de febrero vecinos y visitantes serán testigos de un nuevo juicio, escenificado por la villa de Santoña (Cantabria). El popular espectáculo comenzará a representarse a las 13:00 horas, cuando se produzca el apresamiento del reo en el embarcadero del Pasaje. Todos los peces acompañarán al apresado por las calles del pueblo hasta la plaza del Peralvillo, donde las murgas y las peñas locales cantarán las tradicionales coplillas al besugo.

Ya por la tarde, a las 20:00 horas, el reo será trasladado desde la lonja del muelle hasta la céntrica plaza de San Antonio, donde se celebrará el juicio. Tras este llega el entierro del besugo y es entonces cuando una comitiva compuesta por cientos de enlutados y plañideras se desplaza, llorando sin consuelo posible, hasta la bahía de Santoña, donde finalmente colocan al pez en una pequeña balsa flotante y, tras prenderle fuego, de su interior comienzan a salir fuegos artificiales.

El Juicio en el Fondo del Mar es uno de los platos fuertes de los Carnavales de Santoña, que comenzaron el pasado 3 de febrero y que tendrán su epílogo el próximo día 3 de marzo, cuando tenga lugar el Día del Trasmerano, en el que decenas de peñas se echan a la calle con sus carros para repartir chorizo y otros productos asados entre los asistentes.