Almuerzo de trabajo de los mandatarios

Rajoy y Monti defenderán hoy que la UE asegure el flujo de financiación a España e Italia

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, defenderá este jueves junto al primer ministro italiano, Mario Monti, que la UE adopte medidas que aseguren el flujo de financiación y la liquidez a España e Italia toda vez que estos países ya han adoptado o están emprendiendo medidas decididas y reformas estructurales de sus respectivas economías, informa Moncloa.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy viajará a Roma para reunirse con su homólogo italiano, Mario Monti, quien le ofrecerá un almuerzo de trabajo, y con el presidente de la República, Giorgio Napolitano, quien le recibirá posteriormente en el Palacio del Quirinal. Rajoy y Monti tienen previsto comparecer ante los medios de comunicación a las 13.00 horas.

Con este desplazamiento a Italia, Rajoy habrá visitado, además de Marruecos, a los principales países socios de la Unión Europea antes del próximo Consejo Europeo, que tendrá lugar los próximos 1 y 2 de marzo en Bruselas.

En esta ronda de contactos con los líderes europeos, Rajoy visitará este martes Londres para reunirse con su colega británico, David Cameron.

La crisis económica y del euro centrarán las conversaciones con Monti, con quien Rajoy podrá intercambiar puntos de vista acerca de las medidas y reformas que uno y otro país han puesto en marcha para hacer frente a la crisis. La cita se producirá el mismo día en que la Comisión Europea publicará sus previsiones económicas para España, a partir de las que el Gobierno presentará el cuadro macroeconómico sobre el que se elaborarán los Presupuestos de 2012.

Rajoy ha expresado su deseo de que las previsiones que haga públicas Bruselas sean creíbles para que permitan también a España elaborar unos presupuestos creíbles para este año.

El presidente del Gobierno abordará con Monti las propuestas que España, Italia y otros 10 países europeos entre los que no figuran Francia ni Alemania han presentado a la UE en una carta conjunta en la que instan a poner en marcha medidas en favor del crecimiento y del empleo, que entienden que deben ser adoptadas tanto a nivel nacional, como europeo.

En concreto, piden reforzar el mercado interior y liberalizar el sector servicios; crear un mercado único digital en 2015; completar el mercado energético único en 2014; impulsar la investigación, el desarrollo y la innovación; concluir acuerdos de liberalización comercial con EEUU y los países emergentes; reducir la burocracia; flexibilizar los mercados laborales y estabilizar el sector financiero.

La carta la suscriben también Irlanda, Países Bajos, Polonia, Suecia, Finlandia, Estonia, Letonia, República Checa y Eslovaquia.