Según la consultora Markit

La economía de la zona del euro vuelve a retroceder en febrero

El índice PMI del total de la actividad de la zona euro, que elabora Markit Economics, volvió a caer en febrero, después de su ligero repunte de enero, debido a la caída de la demanda y a la persistencia de la incertidumbre en la región.

De acuerdo con un avance de datos (flash) del PMI de Markit Economics, el índice compuesto de actividad de la zona euro se situó en 49.7, con lo que registra su segundo nivel más alto en seis meses (en enero el índice estaba en 50.4), pero pierde por tres décimas el aprobado conseguido en enero, dado que el límite entre la contracción y el crecimiento se sitúa en 50.

Según PMI, esto demuestra que, después de la contracción registrada en el último trimestre de 2011, la economía de la zona euro "se ha estabilizado" en los dos primeros meses del año.

Las encuestas mensuales habituales de PMI indican que la actividad total solo aumentó en Alemania y, en menor medida, en Francia, aunque en ambos casos de forma más leve que en enero.

Sin embargo, en el resto de países de la zona euro la actividad total cayó de forma más acusada que en enero, principalmente por la debilidad de la demanda doméstica de los "países periféricos".

El economista jefe de Markit, Chris Williamson, señala que el nuevo declive del índice pone de manifiesto "el riesgo constante de que la eurozona pueda volver a caer en una recesión", a pesar de que los datos son más estables si se comparan con el retroceso observado a finales del año pasado.

Por lo tanto, según Williamson, la demanda debe mejorar en los próximos meses para poder afirmar que la zona euro está fuera de riesgo.

El sector manufacturero registró un incremento marginal de la producción por segundo mes consecutivo y el avance de datos del índice PMI se situó en 49.0 (48.8 en enero).

Además, a pesar de que la demanda cayó por séptimo mes consecutivo, en febrero registró la menor caída en los seis últimos meses, por lo que el declive se atenua tanto en el sector servicios como en el manufacturero.

Los pedidos pendientes de realización también siguen cayendo, pero con un descenso más modesto que el de los últimos seis meses.

Así, la caída de los pedidos recibidos (demanda) y de los pedidos pendientes de realización han provocado que las empresas recorten sus plantillas, lo que marca una ligera caída del empleo por segundo mes consecutivo.

En cuanto a los precios pagados, estos aumentaron a un ritmo mayor que en los últimos siete meses debido al aumento de la tasa de inflación en el sector manufacturero y en el sector servicios, aunque en este último de forma más leve.

Los precios del combustible, el petróleo, los plásticos, el acero y otras materias primas crecieron especialmente.

Por su parte, los precios cobrados cayeron por tercer mes consecutivo dado que las tarifas cobradas por el sector servicios sufrieron el mayor recorte desde julio de 2010 a pesar de que en el sector manufacturero los precios cobrados aumentaron levemente.

Las expectativas de crecimiento para los próximos doce meses mejoraron por cuarto mes consecutivo hasta indicar el mayor grado de optimismo desde julio pasado.