Reforma del mercado laboral

El Banco de España apuesta por la "desinflación salarial"

Ordóñez recuerda que fue lo que hizo Alemania para aumentar la competitividad de su economía

Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en Madrid.
Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en Madrid.

"Ausente la posibilidad de devaluación cambiaria, la devaluación interna, esto es, el ajuste de precios y remuneraciones, junto con los aumentos de productividad derivados de una mejor gestión del trabajo, son la única alternativa disponible a muy corto plazo para impulsar y recuperar la competitividad perdida", así concluyó ayer su discurso el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quien participó en una conferencia en memoria del que ocupara su cargo una década antes, el ya fallecido, Luis Ángel Rojo.

Con sus palabras, Ordóñez avala implícitamente buena parte del contenido de la reforma laboral puesta en marcha por el Gobierno del PP. æpermil;sta posibilita al empresario ajustar unilateralmente el salario, la jornada o el horario de sus empleados, si la compañía incurre en pérdidas, prevé hacerlo o simplemente arrastra tres trimestres consecutivos de caída de ingresos. El gobernador argumentó que este es el camino que tomó Alemania cuando el resto de países se encontraba sumido en la "euforia" del crédito fácil. Berlín, recordó, llevó a cabo una "política de desinflación salarial" que "fundamentó su ajuste competitivo" pese a que dicha política generó "incertidumbres acerca de la sostenibilidad de su Estado del bienestar", lo que "suscitó un clima de pérdida de confianza que propició una notable atonía del gasto", resumió, en un claro símil a la actual situación de muchos países, como España.

Más allá de su adaptación competitiva, Ordóñez reclamó un compromiso real de todos los estados miembros de la eurozona basado en "la solidez de las finanzas públicas y la flexibilidad de las estructuras económicas". En su opinión, todos los países deberán "compartir una buena parte de la soberanía en áreas sensibles como la política fiscal, los sistemas bancarios" o "la mutualización de riesgos".

Hasta entonces, argumentó el gobernador, los inversores han adquirido conciencia plena de la especial fragilidad de los mercados de deuda soberana de los países del euro, frente a otros estados desarrollados que cuentan con una divisa y un banco central propios.

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, destacó, durante su discurso, el importante papel que ha desempeñado el Banco Central Europeo (BCE) en la defensa de la estabilidad del euro, con medidas como la provisión de liquidez a las entidades, o la reciente ampliación a tres años del límite máximo para devolver esos préstamos.