Cierre de las Bolsas europeas

Déjà vu

Irán perjudica a largo, beneficia a corto y Grecia da ventaja a EE UU.

Vaya sorpresa nos hemos llevado hoy al ver esa vuelta a la baja que han tenido los mercados europeos tras intentar superar los máximos de ayer. Cierto es que varios indicadores estadísticos nos estaban hablando de que el mercado en la parte final de ayer estaba perdiendo mucha fuerza y eso nos hacía susceptibles a sustos, pero lo que no nos podíamos imaginar es que había un informe que hablaba de que Grecia tiene altas por probabilidades de requerir 50.000 millones más de euros si la economía no acompaña.

Con el rescate acordado ayer se ha conseguido estabilizar al euro pero lo que no ha conseguido es quitarnos las preocupaciones por el crecimiento en Europa, por lo que tenemos un buen caldo de cultivo para el oro y los metales preciosos.

Si pensamos que el tema de Grecia ha desaparecido de nuestras vidas estamos totalmente equivocados ya que ahora el acuerdo de ayer pasará de país a país buscando apoyos. También todo el mundo tiene en mente que la situación de Grecia es extraordinariamente difícil y que si seguimos por la senda de la austeridad no tienen oportunidad alguna de poder seguir adelante, por lo que todos siguen con mucha atención lo que pueda pasar con Grecia y los movimientos en el mercado de bonos alemán. Los problemas en Grecia muestran más todavía la brecha que existe entre el estado de la economía de EE UU y la de Europa, dando más alas al país al cortar de momento la hemorragia del euro.

No todo es tan negro, también hay cosas buenas como la subasta de deuda a 3 y 6 meses que ha llevado hoy nuestro país a cabo colocando las rentabilidades por debajo del 1% y ya mostrando cifras más parecidas a las que había antes de la crisis. Esto ha ayudado mucho a calmar los nervios y se ha tomado como una confirmación de la separación entre el caso griego y el resto de la zona euro.

El problema que tenemos dentro de la mejora de la deuda de la periferia es la inundación anestésica de la cantidad ingente de dinero que ha puesto el Banco Central Europeo en los mercados a tipo muy bajo. La semana que viene volveremos otra vez a tener una inundación que se espera esté por debajo de la cantidad colocada en la primera LTRO. Aún así, los acontecimientos de hoy y la existencia de ese famoso informe no hacen otra cosa más que aumentar las cruces que señalan en el calendario la fecha en la que venzan los dos préstamos del BCE, ya que no se sabe qué puede pasar en ese momento.

Tampoco sabemos lo que va a pasar con Irán ya que hoy ha subido el nivel de la tensión diciendo que está dispuesto a realizar acciones militares preventivas si él considera que sus intereses están siendo atacados. Más o menos la misma postura de Israel, el problema es que cada anuncio de avances en el programa nuclear de Irán son considerados una mayor amenaza, por lo que parece que estamos metidos en una escalada que no tiene fin. Esto es un problema muy serio y enorme en el medio plazo pero ha supuesto un pilar de mejora para los mercados en el diario de hoy. El ver que el crudo está apuntando hacia los $115 ha servido para que las petroleras en Estados Unidos hayan ganado apoyo y tanto Chevron como Exxon son dos de las tres empresas del Dow Jones que más han aportado a la hora del cierre europeo, ayudando a este índice a pisar ya por encima de los 13,000 puntos por primera vez desde mayo de 2008.