El Ibex pierde el 0,58% y la prima de riesgo se reduce a 312 puntos básicos

Caídas leves en las Bolsas pese al acuerdo griego

Reacción tibia del mercado a la aprobación del segundo rescate a Grecia. Los invesores optaron por la prudencia tras los avances recientes y ante los riesgos de implementación del acuerdo. El Ibex cayó un 0,58% y la prima de riesgo se redujo a 312.

La aprobación del segundo rescate griego supone un gran alivio. Aleja el riesgo de una quiebra desordenada del país y su salida del euro en el corto plazo, pero el acuerdo resultó insuficiente para evitar las ventas en las Bolsas. El Ibex ha perdido un 0,58% hoy para concluir la sesión en los 8.767 puntos. Por otro lado, la prima de riesgo sí se benefició y se redujo hasta los 312 puntos básicos.

Los avances bursátiles de las últimas sesiones y las numerosas incertidumbres que aún

rodean a Grecia llevaron a los inversores a optar por la prudencia. El rojo se impuso así en Europa y las caídas en las principales plazas rondaron el 0,3% de media. Un castigo al menos inferior al 1% de los primeros compases de la sesión.

IBEX 35 9.329,80 -0,11%

Y es que aunque el pacto alcanzado por los líderes europeos prácticamente asegura que Grecia consiga afrontar sus vencimientos de deuda en marzo, aún debe superar varios obstáculos para garantizarlo del todo. En primer lugar la aprobación de los parlamentos de la zona euro y en segundo la participación voluntaria de los inversores privados en la quita de la deuda griega. Eso sin mencionar las dudas que suscita la implementación del plan con las elecciones a la vuelta de la esquina (abril) o su efectividad a largo plazo en un entorno recesivo como el actual.

"El acuerdo se valora positivamente porque rebaja sustancialmente la posibilidad de una reestructuración de deuda descontrolada en el corto plazo y la salida de Grecia del euro pero el problema griego sigue ahí. En la medida en que Grecia no pueda conseguir un crecimiento decente que reduzca la deuda al entorno del 120% del PIB el acuerdo se quedará corto y se volverá a hablar de la necesidad de más rescates", explica Borja Gómez, de Inverseguros.

"Hay muchas dudas de que el rescate sea la solución definitiva. Veremos también el resultado de las elecciones. Una de las condiciones era que los partidos se comprometieran por escrito a no modificar el acuerdo. Habrá que verlo. Todo ello hace que la reacción al acuerdo sea tibia a pesar de que hay aspectos como la bajada de los tipos de interés o la participación del BCE que hacen el plan más creíble y ambicioso de lo esperado", explica Daniel Pingarrón, de IG Markets.

El escenario base bajo el que se ha elaborado el segundo rescate a Grecia contempla una contracción del 4,3% del PIB griego este año, estancamiento el próximo ejercicio y la vuelta al crecimiento en 2014. De cumplirse estas premisas la deuda pública sobre PIB de Grecia debería alcanzar un máximo del 168% en 2013 para retroceder hasta el 129% en 2020, según un informe elaborado por la troika (Comisión Europea, el FMI y el BCE).

El objetivo del segundo rescate es precisamente reducir la deuda griega al entorno del 120,5% del PIB. Una cantidad que se logra gracias a la participación del BCE (destinará los intereses obtenidos por invertir deuda griega a reducir la carga de deuda) y a la quita del 53,5% pactada con los inversores privados. Una meta, en cualquier caso, más realista que esfuerzos anteriores pero difícil de conseguir en un entorno recesivo. Así, la la propia troika reconocía en su informe preparatorio la posibilidad de que en el peor escenario posible, uno en el que el PIB se contraiga también en 2012, la deuda sobre PIB de Grecia escale al 160% del PIB para 2020.

Todo ello, además, contando con que no haya retrasos en el desembolso de las ayudas. En cualquier caso, los expertos reconocen que de haber habido acuerdo la reacción del mercado hubiera sido mucho más negativa. El mercado de deuda sí recogió con más alegría la noticia. La prima de riesgo española se redujo hasta los 312 puntos básicos y la italiana a 345.

El Tesoro, por otra, parte, consiguió colocar hoy 2.500 millones de euros en letras a tres y seis meses, el máximo previsto, y a tipos de interés inferiores al 1%.