Suprimirá un centenar de puestos en consejos de administración

El Gobierno recorta hasta un 35% el sueldo de los directivos públicos

El Gobierno ha dado luz verde a un recorte de sueldos en las empresas públicas de entre el 25% y el 35%. Además, ha puesto un tope a las retribuciones, que tendrán que publicarse, y recortará un centenar de cargos en consejos de administración de las sociedades que controla.

Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno
Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno

El Consejo de Ministros dio el viernes su visto bueno a un real decreto que pondrá coto a los sueldos de directivos y responsables de las empresas y sociedades del sector público.

La nueva norma recorta los actuales niveles de retribución y pone unos topes máximos; liga la parte variable a la consecución de objetivos; obliga a que los sueldos de las empresas estatales se hagan públicos; y reduce el número de cargos en los consejos de administración del sector.

"Hemos buscado un equilibrio en el recorte para tratar de garantizar que las empresas públicas estén dirigidas por personas solventes, pero siempre teniendo presente que las remuneraciones actuales no pueden sostenerse. Son tiempos de austeridad", subrayó en rueda de prensa la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría.

En todo caso, ni desde el Ejecutivo ni desde el holding público SEPI quisieron dar una cifra global del ahorro que supondrán estas medidas de ajuste.

Según la vicepresidenta, el recorte medio que sufrirán las retribuciones de los máximos responsables y directivos de las empresa públicas será del 25-30% y podrá llegar hasta el 35% en el caso de las compañías de menor tamaño.

Las empresas se han dividido en tres categorías (1, 2 y 3) en función de su cifra de negocio e inversión, el tamaño de su plantilla, el sector al que pertenecen o sus necesidades de financiación pública.

Con estos parámetros, el sueldo fijo anual de los directivos de las empresas del grupo 1 no podrá superar los 105.000 euros, mientras que en las del grupo 2 el tope será de 80.000 y en las del 3, de 55.000 euros. Estas cifras incluirán las retribuciones en especie (dietas, seguros, etcétera).

Bonus por objetivos

A la retribución básica se podrán añadir complementos de puesto (para cargos de especial responsabilidad, como el de presidente) y, además, algún bonus variable.

Siguiendo las prácticas del sector privado, estos bonus estarán ligados al cumplimiento de objetivos con el fin de incentivar una gestión eficiente.

Sáenz de Santamaría puso ejemplos de lo que supondrá el nuevo esquema retributivo en algunas de las empresas más representativas del sector público. Así, el sueldo fijo en la cúpula de la SEPI se recortará un 27%, desde los 200.600 euros al año actuales, mientras que las reducciones en Navantia o Hunosa serán del 28% y del 23%, respectivamente.

El decreto del Gobierno también limita el número de consejeros en las empresas públicas: 15 para las del grupo 1, 12 para las del 2 y nueve para las del grupo 3. Así, en una empresa como Tragsa se pondrá fin a un consejo con 22 vocales.

La vicepresidenta aseguró que esta medida acabará con, al menos, un centenar de consejeros. Solo en dietas, esta reducción permitirá un ahorro de alrededor de un millón de euros.

Las claves de los ajustes en el sector público

La remuneración básica anual de los máximos directivos de las empresas públicas se recorta entre un 25% y un 30% de media. En algunos casos, el ajuste puede llegar al 35%. Este sueldo base incluirá las remuneraciones en especie.

Se podrán establecer complementos para cargos de especial responsabilidad y bonus que siempre irán ligados al cumplimiento de objetivos.

El tope máximo que podrán cobrar los directivos en empresas públicas de gran tamaño será de 105.000 euros al año.

Las retribuciones de los máximos responsables de las empresas públicas deberán publicarse en las memorias anuales de las compañías.

Los consejos de administración del sector no podrán tener más de 15 vocales. Esto eliminará un centenar de cargos.

En el caso de la agencia Efe y de RTVE, la vicepresidenta Sáenz de Santamaría confirmó que la intención del Gobierno es la de impulsar una mayor coordinación entre las dos empresas para que compartan servicios y generen economías de escala.