El Gobierno eleva a 52.000 millones los saneamientos que afronta la banca

Guindos logra máximo apoyo a la reforma que deberá activar el crédito

El real decreto de reforma financiera fue convalidado ayer en el Congreso de los Diputados con un respaldo del 90,1% de los votos. PP, PSOE, CiU, Coalición Canaria y el Foro Asturias dieron su apoyo al Gobierno para que exija al sector bancario español saneamientos adicionales por valor de 52.000 millones de euros (2.000 millones más de lo inicialmente previstos).

Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, ayer, en el Congreso.
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, ayer, en el Congreso.

La que podría pasar a la historia como la legislatura del rodillo, por la insólita cuota de poder alcanzada por el Partido Popular, se ha estrenado con un notable ejercicio de consenso parlamentario. El Gobierno presentó ayer ante el Congreso de los Diputados el real decreto de reforma financiera, para su convalidación. La norma, que obliga a los bancos a realizar fuertes dotaciones para reconocer el deterioro de su cartera inmobiliaria, recibió un fuerte respaldo en la Cámara Baja: más del 90% de los votos emitidos.

El PSOE había anunciado hace días que respaldaría la medida. Su portavoz económico, Valeriano Gómez, aseguró ayer que votaban a favor "por responsabilidad" y porque la norma sigue la senda de las iniciativas adoptadas por el anterior gobierno socialista.

El Partido Popular también pudo sumar a su causa a otros partidos, como CiU, Coalición Canaria, Unión del Pueblo Navarro (UPN) y Foro Asturias. También consiguió que el PNV se abstuviera, después de que el ministro de Economía, Luis de Guindos, asegurara que la norma no restaría competencia de las Comunidades Autónomas respecto a las fundaciones que puedan surgir con la desaparición de alguna caja de ahorros.

PP, PSOE, Coalición Canaria, CiU, UPN y Foro Asturias votan a favor y el PNV se abstiene

En contra de la convalidación del real decreto votaron IU-ICV-CHA, UPyD, ERC, Amaiur, BNG, Geroa Bai y Compromis. 28 votos en contra, frente a 303 a favor.

Durante su intervención para pedir el respaldo de la iniciativa, De Guindos explicó que las necesidades de saneamientos adicionales se elevan a 52.000 millones de euros (frente a los 50.000 avanzados a comienzos de enero). También defendió la importancia de que se produzca un proceso de concentración en el sector que reduzca el número actual de entidades. En su opinión, un menor número de entidades no mermará la competencia y, en cambio, favorecerá que fluya el crédito. El ministro quiso destacar "la amplitud del apoyo político" con la que ha quedado aprobada la reforma financiera, un elemento fundamental para España, en su opinión, de cara a ganar credibilidad ante los mercados.

Los deberes de las entidades

Las entidades financieras españolas ya han ido anunciando durante las dos últimas semanas cómo harán frente a los nuevos requerimientos. Una parte de los mismos ya está cubierto gracias a las provisiones genéricas, constituidas en momentos de bonanza, que han podido ser liberadas a tal efecto. Alrededor de un tercio de los saneamientos debe realizarse con cargo al capital.

La gran duda ahora es si, una vez que se ejecuten los saneamientos previstos, los inversores internacionales recuperarán la confianza en la banca española. Algunos analistas ya apuntan que la reforma podría haberse quedado corta.

Sin noticias de la recuperación de la economía española

El ministro de Economía y Competitividad, Luis De Guindos, valoró ayer el dato definitivo de PIB de 2011 conocido ayer y que muestra una caída del 0,3% en el cuarto trimestre. "Este descenso pone de manifiesto que no ha habido recuperación de la economía en ningún momento desde el inicio de la crisis".

El ministro recordó que los principales organismos internacionales apuntan que el PIB español se contraerá este ejercicio un 1,5% y esta situación, "sin duda, también se verá reflejada en los indicadores del mercado laboral español". De Guindos también explicó que estas previsiones contrastan "sensiblemente" con las del anterior Gobierno, que establecía crecimiento del PIB y creación de empleo.

Unas horas después de la intervención del ministro en el Congreso, el secretario de Estado de Economía, Fernando Jiménez Latorre, apuntaba que el primer trimestre de 2012 está siendo "un poco peor" que el trimestre anterior, aunque ha dicho que aún es "pronto" para dar una cifra concreta.

Latorre ha reiterado "la mala noticia" de que España entrará en recesión técnica (dos trimestres seguidos en negativo) y no ha querido aventurar cuándo volverá el crecimiento.

La postura de los partidos

PSOE

El portavoz económico socialista, Valeriano Gómez, pidió que se tomen medidas para evitar que la reforma suponga una merma de la competitividad en el sector bancario. También presentó una proposición no de ley instando al Gobierno a tomar medidas para apoyar a los inversores que se han visto atrapados por la compra de participaciones preferentes de entidades financieras.

IZQUIERDA UNIDA

El portavoz económico de IU-ICV-CHA, Alberto Garzón, rechazó ayer que el real decreto vaya a conseguir los dos objetivos que se propone: que fluya el crédito y acabar con la desconfianza en los activos financieros. ¢æpermil;sta es una ayuda a los grandes bancos y no a la economía real¢, ha advertido.

CIU

Josep Sánchez Llibre, portavoz económico de Convergència i Unió, pidió que se haga desaparecer un párrafo del real decreto sobre el buen gobierno de las fundaciones porque, a su juicio, interfiere con ¢las competencias exclusivas en las cajas y las fundaciones¢ que tienen los gobiernos autonómicos.

UPYD

El portavoz de Unión Progreso y Democracia (UPyD), Álvaro Anchuelo, aseguró que el decreto no conseguirá sanear los balances porque las previsiones ¢no son suficientes¢ y además perjudicará al consumo, empobrecerá a las familias que tendrán hipotecas más altas que el precio real de sus viviendas y provocará una contracción del crédito. Anchuelo utilizó una metáfora muy gráfica: ¢se pide a las entidades que soplen y que sorban al mismo tiempo¢.