El parón inversor drena 6.000 millones a la economía española

El hundimiento de gasto e inversión devuelven al PIB al inicio de la crisis

La economía española se acerca a la recesión. El PIB se contrajo un 0,3% en el cuarto trimestre de 2011 tras estancarse en el trimestre precedente, aunque registró un crecimiento medio de tres décimas en tasa interanual. La demanda interna acentuó su caída hasta el 2,9%, por el hundimiento del consumo público y privado y la inversión. El ajuste global devuelve a la economía española a indicadores parecidos al inicio de la crisis en 2008.

Estaba más que anunciado. Europa camina hacia otra recesión y España no es la excepción. La crisis de deuda soberana y las medidas de ajuste puestas en marcha para combatirla han pasado una elevada factura a la economía española, que ha terminado por regresar a tasas negativas de crecimiento. En el último cuarto de 2011, el PIB registró una caída del 0,3% frente al estancamiento del trimestre anterior, según la Contabilidad Nacional Trimestral publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De este modo, la desaceleración económica, en línea con el resto de la zona euro, ha desembocado en una contracción del PIB que, según todas las previsiones se mantendrá en el primer trimestre de este año, lo que supondrá técnicamente la vuelta a la recesión (dos trimestres consecutivos de caídas del PIB). En tasa interanual, la economía creció tres décimas, cinco décimas menos que en el tercer trimestre, mientras que en el conjunto de 2011 el avance fue del 0,7%. Estos datos coinciden con los avanzados el pasado 30 de enero. Pese a mantener el crecimiento anual, las proyecciones para 2012 apuntan a una fuerte recesión, del 1,5% según el Banco de España y del 1,7% según el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En un contexto difícil, la debilidad de la demanda interna sigue pesando como una losa sobre el PIB. De hecho, según Estadística, aceleró su caída hasta el 2,9%, un punto y cinco décimas más que en el trimestre precedente, lo que se compensa en parte por la mayor aportación positiva del sector exterior, que aumentó al 3,2% desde el 2,2% anterior, gracias a un notable descenso de las importaciones frente a la desaceleración de las exportaciones de las empresas españolas.

El consumo se frena, afectado por el paro y los ajustes

El consumo y la inversión cayeron más que en el tercer trimestre. El gasto en consumo final de los hogares se contrajo un 1,1%, tras el repunte experimentado entre julio y septiembre, mientras que los salarios, componente fundamental de la renta de los hogares, aceleraron su caída desde el 0,6% al 2,1%. Por su parte, el consumo público mantuvo una caída del 3,6%. La inversión incrementó su descenso del 4% al 6,2% y la construcción se desplomó un 8,2%. Si preocupante es la caída del consumo de los hogares más lo es el deterioro de la inversión, tanto en bienes de equipo como en activos fijos inmateriales. La formación bruta de capital fijo cerró el año con un descenso medio medio del 5,1% en volumen, y del 3,3% en valor, si se descuenta la inflación.

En términos monetarios, la inversión ha pasado de generar un valor de 238.667 millones en 2010 a 232.429 millones de euros en 2011, es decir, se ha dejado por el camino 6.000 millones.

Este retroceso inversor se debe a la elevada incertidumbre reinante en la economía, que ha paralizado los planes empresariales a corto y medio plazo, según reconoce la propia CEOE. Para reconducir este proceso es imprescindible, según la patronal, restaurar el acceso al crédito de millones de empresas, y potenciar aún más las reformas estructurales, ya iniciadas este año con los cambios operados en materia financiera, presupuestaria y laboral. Solo así se podrá evitar situaciones como las producidas el año pasado en las que todas las ramas de actividad sufrieron retrocesos, a excepción de la agricultura.

En el caso de la inversión, los empresarios confían también en las nuevas líneas de financiación del ICO prometidas, de apoyo a las pymes, para desatascar los problemas de liquidez de gran parte de ellas. El Gobierno tiene en mente también otras dos líneas de pago a proveedores que contratan, tanto con ayuntamientos como con comunidades autónomas, para reducir la elevada morosidad de la administraciones territoriales.

Oferta agregada

Desde el punto de vista de la oferta agregada, el panorama tampoco es alentador. Todas las ramas productivas, a excepción de la agricultura han retrocedido sobre el tercer trimestre. En el caso de la industria, el valor añadido del sector registró una caída del 0,4, después de seis trimestres en alza. Los servicios también se desaceleran. El principal talón de Aquiles de la economía nacional, el empleo, también profundizó su descenso hasta un ritmo interanual del 3,3%, frente al recorte anterior del 2%, lo que supone la mayor caída en dos años y la destrucción de 570.000 puestos de trabajo a tiempo completo en un año.

Sin el paraguas de la zona euro

El resto de la zona euro también se asoma de nuevo a la recesión. Según datos de Eurostat conocidos el miércoles, la economía del bloque del euro se contrajo un 0,3% en la recta final de 2011, frente a un avance del 0,1% en el tercer trimestre. Alemania, la locomotora europea, cedió un 0,2% por la ralentización de las exportaciones, mientras que Francia logró esquivar la contracción con un leve crecimiento del 0,2%.

Al menos cuatro países de la eurozona se encuentran ya en recesión: Grecia, Bélgica, Italia, Holanda y Portugal. Todos son socios comerciales españoles de primera magnitud, lo que aleja las posibilidades de pronta recuperación en España.

Otras claves

Boada critica los cambios en los convenios

El presidente del Círculo de Empresarios, Claudio Boada, cree que la reforma laboral debería incluir la regulación del derecho a huelga porque se trata de un aspecto sobre el que es "absolutamente necesario" legislar. Boada señaló ayer en Madrid la necesidad de ahondar en la lucha contra el absentismo, ya que en España "no existe la idea de que el absentista perjudica al resto de trabajadores de su empresa". Boada considera que la posibilidad de que los convenios vencidos se prorroguen automáticamente (ultraactividad) durante dos años parece "ciencia ficción", pues los empresarios consideran que es una plazo excesivo.

La empresa familiar aplaude las reformas

El Instituto de la Empresa Familiar afirmó ayer que la nueva reforma laboral "ayudará a crear un entorno más favorable para la reactivación económica y la creación de empleo" y animó al Gobierno a seguir su tarea, legislando en materias como la eficiencia en el gasto de la función pública. El IEF aplaude la mayor flexibilidad laboral, la primacía de los convenios de empresa sobre los de sector o la nueva regulación del absentismo, materias recogidas en la reforma laboral. El instituto aboga por reducir la carga impositiva a empresas y particulares, aunque entiende que las últimas subidas fiscales por la necesidad de reducir el déficit.

Las Cámaras ven vital recuperar el crédito

Las Cámaras de Comercio descuentan ya una contracción de la actividad y un nuevo aumento de la tasa de paro, por lo que las perspectivas para los próximos meses se verán afectadas por la delicada evolución económica y las dificultades en el contexto internacional, especialmente en Europa. Por estos motivos, las Cámaras consideran que es necesario seguir profundizando en las reformas y medidas necesarias que permitan limitar los efectos de esta recesión. Así, creen vitales el desbloqueo del crédito; la simplificación de la regulación administrativa; el impulso a la creación de empresas y a los emprendedores, entre otras actuaciones.

Sube la gasolina

El precio medio de la gasolina ha marcado un nuevo récord al venderse a 1,392 euros en la última semana, lo que representa un alza del 0,87% con respecto al máximo anterior, según el boletín petrolero de la UE. El anterior récord se registró la semana del 5 de mayo de 2011 al venderse a 1,381 euros el litro. Por su parte, el gasóleo se ha encarecido un 1,9% en la última semana hasta venderse a 1,350 euros. En lo que va de año, el precio de ambos carburantes acumula una subida del 2,84% en la gasolina y del 1,1% en el del gasóleo. Van camino de los 1,5 euros por litro.

Las cifras

2,9% es la caída de la demanda nacional, afectada por el consumo y la inversión.

3,3% es el descenso de la ocupación, equivalente a 570.000 empleos.