El mercado cervecero se estanca

Heineken solventa la crisis en España gracias a Amstel y Cruzcampo

Heineken cerró 2011 con un crecimiento de sus ventas del 6,1%, superando los 17.120 millones de euros. Sin embargo, la multinacional cervecera reconoce que el mercado español está estancado, a pesar de dos de sus marcas, Cruzcampo y Amstel han crecido un 3% y un 7%, respectivamente.

Botellas de Heineken
Botellas de Heineken

Heineken ha cerrado en España un año marcado por la crisis y el estancamiento del sector cervecero. La compañía holandesa ha presentado los resultados del ejercicio 2011 en los que reconoce que, pese a las medidas de austeridad las medidas de austeridad el mercado cervecero "permanece plano". La más afectada por este estancamiento es su marca bandera, Heineken, aunque no desvela en qué medida se ha visto afectada. Mientras, sus otras dos enseñas han salido más airosas de la crisis. Cruzcampo ha mejorado sus ventas en volumen un 3% y Amstel un 7%, según explica la multinacional en su presentación de resultados.

Al margen del mercado español, el grupo cervecero está satisfecho con el ejercicio 2011. Sus ventas crecieron tanto en facturación como en volumen. En cuanto a sus ingresos, estos crecieron un 6,1% hasta 17.123 millones de euros, mientras que las ventas de cerveza en volumen repuntaron un 11%, situándose en los 214 millones de hectolitros. Sin embargo, su beneficio neto se resintió, recortándose un 1,2% hasta los 1.430 millones de euros debido al resultado extraordinario gracias a las desinversiones que realizó en 2010.

De cara a los tres próximos ejercicios, Heineken planea ahorrar 500 millones de euros hasta 2014. El grupo cervecero reconoce que este año tendrá que hacer frente a un aumento de sus costes de producción y de las materias primas. Sus posibilidades de crecimiento se centran, sobre todo, en los países emergentes.