Reunión sin acuerdo entre las partes

Las ocho jornadas de huelga de los pilotos han costado a Iberia 25 millones

El fin de la pugna entre Iberia y sus pilotos está muy lejos de su final. Ayer sobraron 10 minutos para constatar que no había ningún punto de encuentro y ni siquiera se entró a discutir la elección del hombre bueno que había propuesto el Sepla. Por delante quedan cuatro días de paros con unas pérdidas de tres millones de euros por jornada.

Pasajeros miran una pantalla en la T4 de Madrid-Barajas.
Pasajeros miran una pantalla en la T4 de Madrid-Barajas.

Iberia Express continúa con la contratación de personalempleados de tierra y TCP comunicaron a Iberia su decisión de ejercer el derecho a la huelga el pasado lunes, 13 de febrero.Las tenues expectativas de que la reunión de ayer entre la línea aérea que preside Antonio Vázquez y el sindicato de pilotos pudiera materializarse en algún gesto positivo por ambas partes se disolvió en un tiempo récord: menos de 10 minutos.

Consumado el fracaso del enésimo intento de entendimiento sobre el convenio colectivo de los tripulantes y la creación de la filial de bajos costes para el corto y medio radio Express, ni siquiera las partes se tomaron demasiado esfuerzo en explicar lo sucedido.

Fuentes oficiales de Sepla aseguraron que "la reunión ha durado 10 minutos. Iberia ha rechazado la propuesta de mediación planteada por Sepla para solucionar los motivos de la huelga. No han acordado nuevas reuniones".

Por su parte, los portavoces de la dirección dijeron que en el encuentro los pilotos propusieron a su hombre bueno para que mediara en las disputas sobre la creación de Express. "Iberia ha dejado muy claro que esa es una decisión empresarial y por tanto es innegociable". De inmediato el encuentro quedó finalizado. Tras el fracaso de ayer, la perspectiva inmediata en el conflicto es la realización de las cuatro nuevas jornadas de huelga convocadas por el Sepla y por otros tres sindicatos minoritarios de la empresa: CTA, CNT (de los colectivos de tierra) y Stavla, de tripulantes de cabina de pasajeros (TCP). Los paros legales están fijados para los próximos días 17, 20, 24 y 29 de febrero.

Pérdidas

A diferencia de otras ocasiones, Iberia no ha realizado ningún tipo de cuantificación del impacto económico que está sufriendo por el actual calendario de huelgas del Sepla iniciado a final del año pasado. El mutismo de la compañía se ampara en que cualquier dato económico tras la fusión con British, hace ahora un año, es competencia del holding IAG.

Fuentes solventes dijeron que el actual formato de movilizaciones en las que se cancela la totalidad de los vuelos afectados (todos aquellos que quedan fuera del amparo de los servicios mínimos) resulta algo menos gravosa para la empresa, en términos económicos, aunque es muy perjudicial para la imagen de marca.

En este sentido, señalaron que la recolocación de aproximadamente 10.000 pasajeros por jornada de paro y la cancelación de algo más de 100 vuelos diarios puede oscilar entre los dos y los cuatro millones de euros. Sobre este cálculo las ocho jornadas de huelga del Sepla habrían costado a la aerolínea española unos 25 millones de euros.

La creación de Iberia Express, por otra parte, sigue su curso. La empresa ha publicado dos nuevas ofertas de empleo para contratar personal técnico que se suman a las que lanzó en diciembre para los pilotos, con el objetivo de contratar a 500 para la nueva compañía.

Además, hace dos semanas anunció la apertura de la convocatoria para Tripulantes de Cabina (TCP) y personal de oficina para las que ha recibido cerca de 15.000 solicitudes.

El juez libera la flota de Spanair, que puede volver a sus dueños

El Juzgado Mercantil número 10 de Barcelona ha dado permiso para que las aeronaves que utilizaba la aerolínea Spanair puedan ser recuperadas por sus propietarios.

Fuentes del aeropuerto de Barcelona El Prat han especificado que 12 aviones permanecen en las instalaciones de El Prat y que "no hay constancia" de que los propietarios hayan retirado alguna aeronave.

Los aviones de Spanair se aparcaron desde la suspensión de la actividad de la compañía en una zona del aeropuerto de Barcelona cercana al cementerio de El Prat de Llobregat y del hangar de Iberia.

Según fuentes de la aerolínea catalana, algunos de los propietarios de los aviones de Spanair son ILFC (International Lease Finance Corporation) o la aerolínea sueca SAS, que también era propietaria del 10,9% de Spanair.

Ryanair, por su parte, ha anunciado que ha obtenido un récord en las reservas de billetes hacia y desde el aeropuerto de Barcelona-El Prat, donde opera 39 rutas. La compañía explica que las reservas han crecido un 30% más de lo esperado y lo atribuye a la publicidad que recibió tras anunciar su tarifa de rescate para los pasajeros de Spanair.