Banca Cívica eleva a 2.031 millones sus necesidades de saneamientos

Economía alerta a las cajas: No sanear activos inmobiliarios contra patrimonio

Varias cajas de ahorros tenían previsto cubrir gran parte del nuevo saneamiento de activos inmobiliarios contra su patrimonio, al considerar que aún podían utilizar las reservas de fusión para ello. Economía, sin embargo, ha dejado claro que solo se puede sanear con cargo a las reservas de fusión si ésta se ha iniciado después del 1 de septiembre de 2011.

Sucursal de Banca Cívica.
Sucursal de Banca Cívica.

Economía había detectado que varias cajas tenían previsto cargar las nuevas dotaciones contra su patrimonio para aplacar el impacto e a nueva norma y no entrar en pérdidas. Pero el ministerio ha sido tajante. No se puede. Las dudas provienen de las cajas fusionadas en 2010 o principios de 2011, que entendían que podían utilizar un año entero las reservas de fusión, es decir, hasta finales del pasado ejercicio.

Una mala interpretación de la norma y puede que no sea la única. Eso es lo que le ha pasado también a Banca Cívica, que hoy ha rectificado sus anteriores comunicaciones en la que aseguraba que el impacto de las nuevas dotaciones por la reforma financiera era de 575 millones de euros. Ahora dice que son de 2.031 millones de euros.

La entidad copresidida por Enrique Goñi y Antonio Pulido comunicó el pasado 8 de febrero que el impacto de las nuevas exigencias de saneamientos de sus activos inmobiliarios se elevaba solo a 575 millones de euros, una cifra que les permitía cubrir dichas dotaciones sin ayudas y en un ejercicio.

El problema es que Banca Cívica interpretó que solo tenía que comunicar el impacto que le quedaba por cubrir, no el conjunto de las necesidades que le generaba la nueva norma, según apuntan fuentes del grupo. Otras fuentes financieras aseguran que Banca Cívica tenía previsto realizar gran parte de estas dotaciones con cargo a sus reservas aprovechando que solo hacía un año que se había unido a la fusión Cajasol, excepción que solo se dejaba a las entidades fusionadas. Un portavoz de la entidad, de hecho, aseguró ayer que esta era una de las posibilidades que estaban estudiando, pero no sabían aun si podían o no cargarlo contra el capital por su fusión.

La norma de Economía, sin embargo, solo permite realizar los nuevos saneamientos con cargo a las reservas de fusión solo si la operación se realizó después de septiembre de 2011. Este es el caso de Banco Popular con Pastor o Banco Sabadell con CAM.

Fuentes de Economía aseguran que según se desprende del proyecto de la nueva circular contable del Banco de España "las nuevas entidades financieras que hayan llevado a cabo una fusión en 2011, excepto las iniciadas después del 1 de septiembre de ese año, no podrán realizar su saneamiento contra patrimonio".

La explicación se encuentra en la Disposición final primera del proyecto de Circular del Banco de España del pasado 7 de febrero. En ella se dice textualmente: "De acuerdo con lo dispuesto en la norma decimonovena de la Circular 4/2004, las modificaciones introducidas en el régimen de determinación de las coberturas necesarias por los riesgos establecidos en la presente circular, constituyen un cambio de estimación que se aplicará prospectivamente y su efecto inicial formará parte del resultado del ejercicio 2012".

Banca Cívica ha elevado a 2031 millones el coste de su saneamiento. De ellos, 1.248 millones son provisiones adicionales y 783 millones por capital extra. Añade que, no obstante, solo le quedan por provisionar por la nueva norma 575 millones de euros, que los obtendrán del margen de explotación y la conversión de preferentes.

Bankia reconoce que su matriz, Banco Financiero y de Ahorros (BFA) ha incrementado el cargo contra patrimonio de 2011. Pero asegura que son reajustes patrimoniales realizados con posterioridad a la fusión, que se realizó en diciembre de 2010, y que se encuentran de acorde a la norma internacional.