Por su deuda con Hacienda

El Glasgow Rangers se declara en suspensión de pagos

La ley concursal deja de ser propiedad casi exclusiva de los equipos españoles. El popular club escocés no puede afrontar el pago de cerca de 90 millones de euros que adeuda al fisco británico.

Un hombre pasa por la puerta de la tienda del estadio de Ibrox Park, casa del Glasgow Rangers.
Un hombre pasa por la puerta de la tienda del estadio de Ibrox Park, casa del Glasgow Rangers.

La crisis del fútbol español, líder en procesos concursales en el continente europeo, empieza a no ser exclusiva de nuestro país. El Glasgow Rangers, club escocés que pasa por ser uno de los equipos históricos de las islas británicas y que ostenta el récord de ser el equipo que más ligas ha ganado en su país, 54, se ha declarado en bancarrota ante un deuda de 90 millones de euros que tendrá que saldar con el fisco británico.

Hacienda reclama que el Rangers utilizó la figura del reparto de beneficios entre los empleados, que implica una menor carga fiscal, para satisfacer los salarios de los mismos. Una medida que puso en marcha el anterior dueño de la entidad, David Murray, entre 1999 y 2003. Murray vendió el 85% que poseía del club al actual dueño, Craig Whyte, por una libra, a cambio de que asumiera el pago de 18 millones de libras que se adeudan a Lloyd's por diversos préstamos.

Whyte ha puesto al club bajo la tutela de dos administradores, antes de que los tribunales den la razón a la Hacienda británica y fuera ella quien eligiese a los nuevos gestores de la entidad. La sentencia judicial definitiva se espera para los próximos días. Según Whyte, el club tiene un desfase de unos 10 milloens de libras entre ingresos y gastos.

Ante esta situación, la Liga escocesa ha decidido restarle al Rangers 10 puntos, sanción que tiene tipificada en sus normas para este tipo de situaciones. Esta rebaja le aleja del líder de la competición, su rival y vecino del Celtic de Glasgow, pero le mantiene en la segunda posición de la liga.

Los clubes españoles deben unos 800 millones a Hacienda

En nuestro país, la deuda del fútbol con Hacienda está lejos de reducirse. Poco a poco se incrementa y supera ya los 800 millones de euros, mientras que la deuda total, incluyendo deudas entre equipos, con bancos, etc. llegaría a los 4.000. En la Primera división de nuestro fútbol hay hasta ocho clubes que están en concurso de acreedores o en la última fase del proceso, cumpliendo el plan de pagos a acreedores.