La caja fue intervenida en julio del año pasado

Los directivos que permanecieron en la CAM en 2011 cobraron 2,4 millones

Los siete directivos que permanecieron al frente de la Caja de Mediterráneo (CAM) tras la intervención de la entidad percibieron 2,372 millones de euros brutos en metálico durante 2011, incluyendo a la exdirectora general, María Dolores Amorós, que fue despedida el pasado 28 de septiembre.

Según consta en la información detallada de las retribuciones individuales de Banco CAM a la que tuvo acceso Europa Press, estos directivos recibieron un sueldo de 2,332 millones de euros, más 15.470 euros que percibieron en dietas y 14.400 euros en otros conceptos.

Sólo uno de siete directivos, Teofilo Sogorb Pomares, desglosa de forma individualizada la retribución en efectivo que percibió desde el 1 de enero hasta el 31 de diciembre del pasado ejercicio.

En concreto, Sogorb Pomares cobró 265.560 euros en metálico y 660 euros en concepto en dietas. El resto de directivos se acogió a la normativa de protección de datos para no consentir la publicación detallada de sus sueldos en la entidad que se transformó en banco el 21 de junio de 2011.

En cuanto a sistemas de ahorro a largo plazo, seis directivos de la entidad alicantina formada recibieron unas retribuciones de 2,26 millones, que se suman a los 250.360 euros que correspondieron por este concepto a Sogorb. Ahora bien, estas cantidades incluyen aportaciones realizadas por la entidad y por el propio beneficiario y también derechos acumulados.

Así pues, la retribución bruta total destinada por la CAM a los siete directivos que permanecieron en la entidad ascendería a 2,6 millones de euros, que en el caso de Sogobr Pomares fue de 288.010 euros.

Los directivos no recibieron remuneraciones por cláusulas de blindaje, ni sistemas de retribución en acciones. La entidad además no retribuyó durante 2011 a los miembros del consejo de administración ni del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en su calidad de administrador provisional.

El Banco de España ha abierto expediente disciplinario a la cúpula de la CAM, que podría afectar tanto a los exdirectores generales como al consejo de administración. El supervisor adjudicó la caja a Banco Sabadell por el precio simbólico de un euro.