Mantiene en estudio la posibilidad de adquirir bonos

Rusia sigue sin comprar deuda de España aunque confía en su futuro económico

El Gobierno de Rusia cree que España está en condiciones de superar la crisis gracias a su potencial económico, aunque mantiene por el momento en estudio volver a comprar bonos de deuda española, después de que levantara la restricción hace casi un año.

El embajador de Rusia en España, Alexander Kuznetsov, en una entrevista con Efe, ha afirmado que el Kremlin está a la espera de entablar contactos con el nuevo Gobierno de Mariano Rajoy para ver si reanuda la adquisición de deuda soberana.

Kuznetsov ha manifestado la voluntad de su país de ayudar a España y la UE a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) para lograr estabilizar su situación financiera. El Ministerio de Finanzas ruso incluyó el pasado mes de marzo a España, junto con otros socios europeos, en el listado de países en los que los fondos rusos pueden invertir en deuda soberana, después de haberla excluido en noviembre de 2010.

Ante el deseo del anterior Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de que los fondos rusos adquiriesen de nuevo bonos españoles, el Kremlin comunicó en junio que estaba sopesándolo al ver que la situación de España era distinta a la de Grecia. Según el embajador, los planes de Moscú en relación con este asunto continúan en estudio.

"Hubo unos primeros contactos, pero después de las elecciones (del 20N) todavía no se han reanudado. Hasta ahora, no se ha producido esa compra de deuda, pero se han levantado las limitaciones", ha explicado.

Kuznetsov ha subrayado que su país es el primer interesado en que la UE remonte por la fuerte dependencia que hay entre ambas economías y por el hecho de que casi el 40 por ciento de las reservas de divisas rusas son euros.

El embajador ha opinado que la recuperación el crecimiento en Europa haría que Rusia y España ampliasen sus posibilidades de cooperación. "España ha creado en las últimas décadas un potencial económico tan grande que estará en condiciones de superar esta crisis", ha confiado.

Kuznetsov ha hecho hincapié en que la "prioridad" en la nueva etapa abierta con Rajoy debe ser la colaboración económica y la creación de más alianzas entre empresas de ambos países en sectores como la energía, el transporte y la innovación. "Aunque la dinámica es positiva, es una opinión compartida que nuestras relaciones económicas no están todavía a la altura de nuestras posibilidades", ha comentado.

Se ha mostrado convencido de que la relación con el Ejecutivo del PP será tan "constructiva" como lo fue con el de Zapatero. "No veo que esto tenga que cambiar", ha añadido el diplomático ruso, quien abandonará Madrid la próxima semana después de casi siete años en el cargo. A su juicio, el acuerdo de asociación estratégica firmado en 2009 y la celebración del llamado Año Dual España-Rusia en 2011 han puesto de relieve que ambos países pueden ser "no sólo amigos, sino socios económicos y comerciales importantes".

Como ejemplo, ha puesto la alianza que Repsol y el consorcio ruso Alliance sellaron el pasado año para la prospección y producción de petróleo y gas. Kuznetsov ha visto viable trasladar este modelo a otros terrenos, como el naval, el ferroviario, la innovación o la automoción, no sólo con multinacionales, sino también con pequeñas y medianas empresas.

Ha considerado ya olvidada la operación por la que la petrolera Lukoil intentó en 2009 entrar en el accionariado de Repsol.

Sobre aquel episodio, ha negado que fracasara por "razones políticas", y lo ha achacado a que no hubo acuerdo entre las compañías.

En el plano político, el embajador ha expresado su convicción de que la cesión a Estados Unidos de la base de Rota (Cádiz) para la instalación del escudo antimisiles no afectará a la relación con España. En su opinión, el despliegue de buques estadounidenses a partir de 2013 es un asunto que debe tratarse entre Rusia, EEUU y la OTAN. "No nos preocupa donde estarán anclados los barcos. Nos preocupa donde actuarán", ha dicho Kuznetsov ante la sospecha de que sea cerca de las fronteras con Rusia.