Mick Davis

El filón de 'Glenstrata'

En las manos de este hombre fornido y barbudo, al que la prensa financiera llama 'Mick el minero', estará el gigante nacido de la fusión entre Glencore y Xstrata

Mick Davis
Mick Davis

El mercado ya se refiere al nuevo gigante minero como Glenstrata. Los grupos suizos de la minería y las comodities, Glencore y Xstrata, han anunciado esta semana su fusión para crear un coloso con un valor de 90.000 millones de dólares (más de 68.000 millones de euros). Los jefes de ambas compañías, Ivan Glasenberg y Mick Davis, respectivamente, nacidos y educados en Sudáfrica, se profesan un mutuo afecto. Después de años dando vueltas a la idea de una alianza, la pareja ha concretado la fusión de sus negocios alrededor de una pista de esquí suiza. Serán el número uno en carbón (30% del mercado) y zinc (25%) y esperan ser el mayor productor independiente de cobre dentro de cuatro años. Avanza Glencore Xstrata Internacional, uno de los cuatro grandes grupos mineros del mundo, detrás del anglo-australiano BHP Billiton, el brasileño Vale y el anglo-australiano Río Tinto, con dos piedras en el camino: el examen de las autoridades de competencia y la posición de los accionistas minoritarios, que se sienten discriminados por el canje de acciones de la operación.

Davis, Mick el minero, como le apoda la prensa financiera, se convertirá en el número uno, con Glasenberg de adjunto. Una fusión de iguales, insisten desde las respectivas sedes del cantón de Zug -los impuestos más bajos de Suiza-, mientras desde fuera se ve como una fusión de egos. El consejero delegado de Xstrata, uno de los jefes mejor pagados del índice bursátil londinense FTSE, en el que cotiza su compañía -se llevó a casa 18,5 millones de libras (más de 22 millones de euros) el pasado año-, se ha garantizado una remuneración adecuada como persona clave de la operación. Un paracaídas de alrededor de 6 millones de libras (7,2 millones de euros), entre efectivo, acciones y opciones, según los analistas. Es consciente de la que se le puede venir encima. En la pasada junta de accionistas, algunos de ellos se rebelaron contra las remuneraciones de altos ejecutivos, incluidas las del español Santiago Zaldumbide, presidente de Asturiana de Zinc, controlada por Xstrata. Davis ha parado las protestas, argumentando que no cobrará esta remuneración extraordinaria, puesto que permanecerá como consejero delegado de Glencore Xstrata.

De todos modos, su riqueza no resiste comparación con la de Glasenberg, que se convirtió en multimillonario a raíz de la salida a Bolsa de Glencore (es dueño del 15%) el pasado año y en la que el español Daniel Maté, directivo y accionista, se transformó también en una de las grandes -y desconocidas- fortunas españolas.

Michael, Mick, Lawrence Davis es uno de los hombres fuertes de la minería mundial. Llegó a Xstrata en 2001, desde entonces el valor de la compañía ha pasado de 500 millones a 59.000 millones de dólares (2011). La plantilla ha pasado de 2.500 personas a 70.000 en 20 países. En la actualidad, Xstrata es el mayor exportador mundial de carbón quemado para centrales eléctricas y el cuarto mayor productor de cobre.

Este ingeniero experto en finanzas nació en Port Elizabeth (Sudáfrica) hace 54 años. Se licenció en la Universidad de Rodesia y ejerció como contable en Peat Marwick (actualmente parte de KPMG). En más de una ocasión ha escuchado que le falta formación en geología, que no conoce la industria. A lo largo de su carrera, sin embargo, ha demostrado que no es solo un hombre de números.

Cuando salió de Peat Marwick, fichó por Eskom, la compañía eléctrica pública de Sudáfrica, como director financiero. Recortó los empleos a la mitad y preparó a la compañía para el sector privado. Cuando fue ignorado para el cargo de consejero delegado, se marchó al conglomerado sudafricano Gencor. Contribuyó a ampliar el negocio, a su salida a Bolsa y a trasladar a Londres la sede del grupo, bautizado como Billiton. Davis jugó un papel clave en la fusión de Billiton con la australiana BHP en 2001, creando la mayor compañía minera del mundo. Dicen que Glasenberg quedó impresionado y que le hizo una oferta que no pudo rechazar (Glencore tiene el 40% de Xstrata). Cuando se le volvió a escapar el primer puesto ejecutivo del recién creado BHP-Billiton, aceptó la oferta de Glasenberg, el hombre de negocios que más le ha impresionado, según admitía Davis en un cuestionario.

Dicen que no dedica mucho tiempo a evaluar riesgos. En la carrera por la compra de activos, se hizo con el productor de cobre y zinc australiano MIM y el productor de níquel canadiense Falconbridge. Glencore Xstrata ya ha anunciado su intención de estudiar adquisiciones.

La otra pasión de Mick el minero es la familia: su mujer, Barbara, abogada, y sus tres hijos, Sarah, Ronit, Eitan, con los que vive en Londres. Es también miembro activo de la comunidad judía en Reino Unido. Preside la United Jewish Israel Appeal (UJIA) y es miembro del Jewish Leadership Council (JLC), que trabaja para garantizar un futuro sostenible en Galilea. El matrimonio Davis pertenece también al consejo de la Fundación Kew, que apoya el trabajo de los jardines botánicos británicos.

Su aspecto fornido delata a un gastrónomo, que disfruta con la mayoría de los alimentos. Colecciona arte africano y le encanta la ópera. Arte y música para alimentar el espíritu de este hombre de negocios, cuya filosofía de vida consiste en tener una visión clara de lo que quieres hacer, salir y hacerlo con un montón de confianza en ti mismo.