La empresa de Nueva Rumasa está en concurso desde marzo de 2011

El juez autoriza la venta de Carcesa

El juzgado de lo mercantil número uno de Badajoz ha autorizado la venta de la unidad productiva de Carcesa, compañía en concurso desde marzo de 2011, de Nueva Rumasa. La oferta presentada supone que se ingresará en la masa activa 37 millones.

El juez Pedro Macias, del juzgado de lo mercantil número uno de Badajoz, ha autorizado a la administración concursal de Carcesa la venta de la unidad productiva de la compañía de Nueva Rumasa.

En un auto fechado el pasado 6 de febrero, al que ha accedido este diario, el magistrado señala que de la autorización a la venta solicitada por los administradores concursales el pasado mes de diciembre y con las condiciones determinadas en el cuaderno de venta "se considera suficientemente cubierto el interés del concurso, garantizando la continuidad de la empresa, el mantenimiento de los puestos de trabajo y el interés de los acreedores". Se abre ahora un periodo de mejora de las condiciones de venta de 20 días a contar desde la publicación de la medida en el BOE.

La oferta presentada por Carcesa, de la sociedad SGPA, contempla un precio de compra de 16,5 millones. A esa cantidad hay que añadir 14,5 millones en concepto de adquisición de existencias y seis millones en concepto de prima de sostenimiento de empresa en concurso, según han explicado en el despacho de Iure.

Mivisa, acreedor

El grupo Mivisa, una de las primeras compañías europeas en fabricación de envases de hojalata, con sede social en Murcia, es uno de los principales acreedores de Carcesa. Mivisa está controlada por Blackstone, posiblemente la mayor sociedad de capital riesgo del mundo, que adquirió la compañía a principios de 2011 por 900 millones de euros. Mivisa está presente en Francia, Holanda, Hungría, EE UU y Marruecos. En España tiene fábricas en Murcia, Extremadura, La Rioja, Galicia, Andalucía y Asturias.

Entre los acreedores de Carcesa también se encuentran la Tesorería General de la Seguridad Social o Caja Rural de Almendralejo.

Banco Echeverría

La administración concursal de Carcesa solicitó recientemente una indemnización de 54,45 millones de euros a Banco Echeverría, entidad que considera podría haber cooperado en la insolvencia de la compañía. Del banco se extrajeron meses antes de la entrada en concurso de Carcesa, titular de una cuenta en dicha entidad, hasta 99.000 euros diarios con destino difuso.

Carcesa, propiedad de marcas como Apis o Fruco, se declaró en concurso de acreedores en marzo de 2011. La sociedad de Nueva Rumasa fue transmitida junto a otras compañías del grupo al empresario Ángel de Cabo en septiembre del pasado año. Carcesa fue una de las empresas de los Ruiz-Mateos que emitió pagarés.