La EASA obliga a revisar todos los A-380

El 'superavión' de Airbus tendrá que pasar por el taller

Los 68 'superaviones' A-380 de Airbus que en estos momentos están operativos tendrán que pasar una revisión obligatoria para sustituir algunas piezas de las alas en las que han aparecido pequeñas grietas. La filial de EADS subraya que no hay riesgo para la seguridad aérea.

Un 'superavión' A-380 de Airbus espera en las pistas del aeropuerto de Zhukovsky, en Moscú
Un 'superavión' A-380 de Airbus espera en las pistas del aeropuerto de Zhukovsky, en Moscú

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) ha ampliado hoy la directiva que emitió hace un par de semanas ante los problemas de grietas detectados en el superavión A-380 de Airbus. Entonces, obligó a revisar los aviones que llegaran a los 1.300 vuelos. Ahora ha hecho extensiva la revisión a todas las aeronaves.

En la actualidad, son siete las aerolíneas que operan el superavión, entre las que figuran Air France, Lufthansa, Singapore o Qantas. En total, en estos momentos hay 68 unidades del A-380 operativas. Airbus prevé entregar una treintena más de aeronaves de este tipo a lo largo de 2012.

El problema, que se detectó inicialmente en una revisión rutinaria de uno de los aviones de la australiana Qantas, afecta a "un puñado" de abrazaderas de las cerca de 2.000 que hay en cada una de las alas del superavión, según ha explicado esta mañana en Madrid el vicepresidente de Airbus para clientes, Rafael Alonso.

AIRBUS GROUP 123,28 0,23%

Alonso ha señalado que las grietas, de unos 2 centímetros, se han encontrado en unas abrazaderas con forma de "ele" que unen las costillas de las alas a los paneles que las recubren.

Airbus ya ha detectado el origen del problema: la aleación de la que esán hechas las piezas no es la adecuada; las piezas se dañan en el proceso de montaje; y se han detectado elementos inadecuados en el sistema de producción.

Arreglos en marcha

"Ya estamos trabajando con todas las aerolíneas para cambiar las piezas y estamos corrigiendo todas las deficiencias detectadas para que los A-380 que, a partir de ahora, salgan de las líneas de montaje estén en perfecto estado", ha añadido Alonso.

Desde la compañía, en todo caso, insisten en que las grietas no ponen en riesgo la seguridad de los vuelos. No obstante, la directiva de la EASA advierte que si las grietas no se detectan y reparan, el problema puede llevar "a una reducción de la integridad de la estructura del avión".

En principio, las revisiones no van a causar trastornos serios a la planficación de vuelos de las aerolíneas, ya que los controles no tienen que ser inmediatos. Según la nueva directiva, los aviones con menos de 1.216 vuelos deben pasar el chequeo cuando lleguen a los 1.300; los que estén entre los 1.216 y los 1.384 vuelos tienen seis semanas para la revisión; y los que ya hayan superado los 1.384 vuelos tendrán de plazo tres semanas para superar los controles.