Rajoy y Rubalcaba escenifican sus primeras discrepancias

El pacto constitucional para limitar el déficit se resquebraja

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, han escenificado hoy en el Congreso sus primeras discrepancias sobre el grado de disciplina presupuestaria que PP y PSOE acordaron en 2011 para la reforma constitucional.

Rajoy ha recordado que el anteproyecto de Ley de Estabilidad Presupuestaria, aprobado por el Gobierno hace dos semanas, limita el déficit público a una media extraordinaria del 0,4% del PIB, "cumpliendo escrupulosamente el pacto constitucional con el Partido Socialista". El presidente ha subrayado que la normativa europea obliga a alcanzar y mantener el llamado objetivo de medio plazo, que se traduce en un déficit del 0% "salvo que un Estado miembro aplique una reforma estructural que suponga aumento del déficit a corto plazo, pero una disminución en el plazo medio".

Ante los reproches de Rubalcaba de que lo pacto no era el déficit del 0%, Rajoy ha contestado que está "dispuesto" a hablar con el PSOE para aclarar si ha habido incumplimiento por parte del Gobierno, algo de lo que el líder de la oposición está convencido, por lo que ha anunciado el voto en contra cuando el texto llegue a la Cámara.

Rajoy ha confirmado que el déficit público se situará por encima del 8% al cierre de 2011, lo que obligará a hacer un ajuste adicional al de 15.000 millones (entre recorte de gasto público y recaudación extraordinaria por subida de impuestos) acordado el 30 de diciembre. "El paquete de ajuste aplicado hasta ahora es de unos 15.000 millones, mientras que la difrencia entre las previsiones y lo que realmente hemos encontrado, superior a los 22.000 millones", ha afirmado el presidente.

El presidente del Gobierno ha insistido en que "lo primero es asegurar la sostenibilidad de las cuentas públicas para dar confianza" y corregir el exceso de financiación que se destina a cubrir las necesidades de las administraciones públicas en lugar de destinarse a empresas y particulares. "El objetivo prioritario para los próximos cuatro años no es otro que el crecimiento y el empleo. La prioridad no es controlar el déficit, esto es instrumental. Porque esto recupera confianza y permite financiarnos en condiciones mejores. El crédito que absorbe la administración irá a las pymes. No es suficiente el control del déficit, hay que hacer reformas estructurales", como la laboral y la financiera.

"Supongan que Epaña cumple el 4,4% de objetivo de déficit en 2012 significa que tendríamos que pedir 45.000 millones", ha añadido Rajoy. "Y si no nos lo prestan porque se piensa que no lo vamos a devolver, España podría verse en la situación de otros a los que nadie les presta. Hagan un ejercicio de realismo".

El líder de la oposición ha pedido al presidente del Gobierno también que active medidas de estímulo para la economía y que apruebe los Presupuestos Generales del Estado (PGE) cuando antes y no espere a que se celebren las elecciones andaluzas para anunciar nuevos recortes. "Estamos ajustando tanto que estamos deprimiendo nuestra economía. La política de ajuste no es mantenible", ha señalado, en una opinión compartida por la mayoría de los grupos parlamentarios. Sobre los Presupuestos, Rajoy ha señalado que da la sensación de que "algunos aquí son nuevos." porque la elaboración de las cuentas públicas lleva entre cinco y seis meses cuando el Gobierno lo va a hacer "en tres meses". Ha recordado que el Gobierno esperará a las previsiones de la Comisión Europea el 23 de febrero para elaborar su propio cuadro macroeconómico, a lo que se seguirá el techo de gasto y los Presupuestos, estos en la última semana de marzo.