Luis de Guindos se niega a revelar las previsiones económicas del Gobierno hasta conocer, el 23 de febrero, las de la UE

El Gobierno prioriza al pequeño comercio con créditos del ICO y supresión de licencias

El Ministerio de Economía y Competitividad trabaja en un paquete de iniciativas para favorecer al pequeño comercio, cuya facturación cayó el 17% en 2011. El ministro Luis de Guindos señaló ayer que las reformas financieras y laboral llevarán crédito y flexibilidad en la contratación al sector, pero además se prepara una línea ICO de liquidez y se suprimirán las licencias previas de obra y apertura de nuevos negocios.

De Guindos puso ayer el acento en su intervención parlamentaria en la distribución comercial, un sector que emplea a tres millones de personas y que cerró 2011 con su cuarta bajada consecutiva en facturación. El Gobierno cree que con reformas generales como la financiera y la laboral este sector accederá al crédito y la flexibilidad en la contratación que ahora necesita. Pero además se trabaja en una línea ICO para aportar financiación a los pequeños negocios, aunque el ministro no dio detalles ni de la cuantía ni del tipo de interés.

"Es fundamental que el sector se vea favorecido por la simplificación administrativa", añadió De Guindos. Esta orientación ya venía marcada por la Directiva de Servicios. Para ello, el Gobierno aprobará una ley para suprimir las licencias previas de apertura y obra para nuevos negocios con el objetivo de no ralentizar "decisiones de inversión y contratación" por parte de los emprendedores. Estos controles ex ante se sustituirán por otros a posteriori cuando el comercio ya esté en marcha. La Secretaría de Estado de Comercio aclaró que no se va a suprimir la segunda licencia que otorgan las comunidades a las grandes superficies.

En España, dijo De Guindos, la unidad de mercado "está entorpecida por exceso de regulación" que desincentiva la inversión, por lo que el Gobierno impulsará que cualquier producto pueda ser ofrecido en cualquier punto del territorio sin trámite adicional. Cataluña ya está trabajando en la simplificación de licencias, según la Generalitat.

El Gobierno tiene también nuevos planes para el ICO, pues este viernes se aprobará una nueva línea de financiación destinada a los ayuntamientos para que paguen a proveedores y afronten vencimientos de deuda. Como la que se aprobó para comunidades de 15.000 millones la semana pasada, el Ejecutivo exigirá a los beneficiarios de la línea máxima disciplina presupuestaria. "Los problemas de déficit que estamos viendo son por malas decisiones presupuestarias del pasado", aseguró.

Sobrecoste financiero

El sobrecoste financiero para las comunidades autónomas por tener que pagar un interés mayor en las emisiones de deuda supera en 1.000 millones con respecto a las del Tesoro.

Sobre la coyuntura económica, De Guindos recordó las previsiones de crecimiento para España de los organismos nacionales e internacionales pero no cedió a la presión de varios portavoces parlamentarios para que revelara con qué escenario de evolución del PIB, del paro y del déficit trabaja el Gobierno. Se lo pidieron varios portavoces, pero el ministro reiteró que no lo hará antes de que la Comisión Europea presente sus previsiones el 23 de febrero. El Banco de España ha pronosticado una caída del PIB del 1,5% en 2012, así que España está a las puertas de la recesión en el marco de una crisis que dura ya cuatro años y medio. La lectura de De Guindos es que España no se ha beneficiado de la mejora económica que sí ha llegado a países como Francia, Alemania e Italia por los "desequilibrios propios" de su economía y por una especial contracción del crédito. Los bancos prestan un 10% menos en tasa interanual.

Criticó que las reformas laborales del anterior Gobierno no han servido para nada. El Gobierno tiene claro que la vinculación de la productividad a la evolución de los salarios tiene que ser primordial en los convenios colectivos para evitar situaciones como la de 2011, cuando la subida media pactada fue del 2,2%, una cifra por encima de la inflación. Además, la reforma buscará facilitar que las empresas ajusten sin tener que despedir, y simplificar contratos. El ministro venderá las bondades de su plan reformista en los mercados internacionales con un road show que el propio De Guindos realizará por plazas de América, Asia y Europa.

Un capítulo amplio de la intervención del ministro de Economía en el Congreso lo ocuparon los planes del Gobierno para fomentar la internacionalización de las empresas. Ahora hay 110.000 empresas que exportan pero solo 40.000 lo hacen de forma regular y las 50 mayores copan un tercio de las ventas en el extranjero. Los planes del Gobierno pasan por "reorientar" los mecanismos tanto de formación como de financiación del Icex para dar prioridad a las pymes. También se van a revisar los planes integrales de selección de mercados prioritarios de exportación para abrir el abanico a nuevos destinos para los productos españoles.

Asimismo, se aprovecharán las sinergias entre el CDTI y el Icex para fomentar la exportación de tecnología. Y es que, según Luis De Guindos, hay "múltiples instituciones de apoyo a la exportación" que dan lugar a un sistema "complejo", por lo que hay que buscar "complementariedad" entre estos entes públicos.

Investigadores distinguidos

En materia de investigación, De Guindos aseguró el compromiso del Gobierno con la Ley de Ciencia y anunció que los estatutos de la Agencia Estatal de Investigación estarán antes del 2 de junio. Asimismo, se creará un contrato específico para investigadores distinguidos y se desarrollará el estatuto de la pequeña empresa innovadora. La Ley de Ciencia recoge que los contratos a investigadores predoctorales sean de cuatro años y no dos de beca y dos de contrato.

El Gobierno es consciente del recorte de 600 millones en la partida de I+D tras el acuerdo de no disponibilidad, pero De Guindos pretende compensarlo al máximo con la aportación de fondos privados, especialmente del capital riesgo, y de retornos del VII Programa Marco de Investigación de la UE.

Las suspensiones de pagos se ceban con el comercio

La mayoría de empresas que se declararon en concurso de acreedores en 2011 se dedicaba al sector de la construcción y la promoción inmobiliaria. Sin embargo, fue en el comercio donde se registró un mayor incremento de las insolvencias.

Ello refleja que el virus de la crisis se extiende por todos los sectores de actividad. Por tamaño, la mayor parte de empresas concursadas eran pymes, una situación lógica si se tiene en cuenta que las pequeñas y medianas empresas conforman más del 90% del tejido empresarial de España. Con todo, el número de concursos presentados por personas físicas con actividad empresarial, es decir, autónomos, disminuyó un 11,1% en 2011.

En total, se presentaron 6.755 concursos, un 13,3% más que el año anterior. La estadística demuestra que se registró un repunte en la última parte del año, lo que refleja el deterioro económico en el cuarto trimestre, cuando el PIB cayó un 0,3%. En cualquier caso, las familias que se declararon en quiebra descendieron un 3,9% hasta contabilizar 934 casos. Por comunidades autónomas, Cataluña fue, con diferencia, la que presentó peores datos. Registró 1.507 concursos, seguida por la Comunidad Valenciana (995) y Madrid (995).

Del total de concursos registrados, 6.472 fueron voluntarios, un 14,5% más que el año anterior, y 283 necesarios, un 9,3% menos. Atendiendo a la clase de procedimiento, los abreviados aumentaron un 17,4% anual, mientras que los ordinarios descendieron un 24%, informa J. Viñas.

Ni viajes ni muebles ni casa, se compra lo necesario

El informe mensual que elabora la consultora MillwardBrown con más de 1.000 entrevistas a hogares arroja un panorama desolador en su última edición. "Los leves brotes de expectativas que se suscitaron en noviembre, ya adormecidos en diciembre, se agostaron en enero", asegura. Los datos muestran una situación de total depresión y falta de confianza en la economía del país que solo puede producir una mayor congelación del consumo por un aumento de las cautelas de los consumidores. De una extensa lista de 23 productos y servicios, a la pregunta de si es buen momento para comprar o contratar cada uno de ellos, las respuestas positivas solo se refieren a los alimentos, a las actividades de formación y en los productos de droguería y limpieza del hogar.

El resto se mantiene en tasas negativas, igual que hace tres años. Así, entre los bienes que peores perspectivas de consumo arrojan destaca la contratación de hipotecas o cualquier tipo de préstamo, la adquisición de productos financieros, como fondos de inversión o planes de pensiones o la posibilidad de emprender largos viajes.

En opinión de los consumidores, tampoco es momento propicio para el ocio, reformar la casa, comprar ordenadores o electrodomésticos (ni grandes ni pequeños). ¿A qué puede deberse tal aversión a gastar? Esta consultora lo tiene claro: "ante un discurso oficial que incide demasiado en la austeridad, la opinión pública atisba más bien un rumbo a lo desconocido". El resultado, por ahora, es el temor y la parálisis del consumo, informa R. Díaz.

Claves

Oposición del PSOE. El portavoz socialista en la Comisión de Economía, Valeriano Gómez, anunció ayer que su grupo no apoyará la Ley de Estabilidad porque rompe el pacto constitucional entre los dos grandes partidos en este asunto. Según Gómez, el acuerdo es que el déficit estructural no supere el 0,4%, mientras que el PP quiere que a partir de 2020 sea del 0,0% salvo excepciones.

Sobrecoste financiero. Las comunidades pagan 1.000 millones más en gasto financiero que el Tesoro por tener una prima de riesgo superior.