Rubalcaba preside la primera ejecutiva y no aclara si será candidato en las generales

El PP mantiene la distancia con el PSOE pese al recorte de gasto y el alza del IRPF

La subida de impuestos y el recorte de 8.900 millones de gasto para 2012 han pasado una factura mínima al PP, que cede dos puntos en estimación de voto pero mantiene una distancia de 14,7 sobre el PSOE, que también baja. El líder de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba, sostiene que es la primera vez en la historia que el partido de Gobierno pierde respaldo electoral en el primer sondeo del CIS tras unas elecciones generales.

Rubalcaba se topó ayer a la salida de su primera ejecutiva como secretario general del PSOE con la primera entrega del CIS tras las elecciones generales. El ajuste de 8.900 millones y las subidas del IRPF y el IBI han hecho que el respaldo electoral al PP con respecto al PSOE haya caído en dos puntos desde el 20-N, pero el partido del Gobierno mantiene aún una distancia de 14,7 puntos frente a los socialistas. El PP retiene el 42,7% de estimación de voto, frente al PSOE, que tiene el 28% tras ceder siete décimas.

El líder de los socialistas admitió no haber leído en profundidad los resultados del sondeo pero puso el acento en que "es la primera vez" en la historia que un Gobierno baja en estimación de voto en la primera encuesta tras las elecciones generales. El CIS efectuó el trabajo de campo entre el 4 y el 15 de enero, mediante 2.480 entrevistas personales, cuando había pasado mes y medio desde las elecciones y con el primer Gabinete de Mariano Rajoy recién nombrado. El Partido Popular conservaría una holgada distancia sobre el PSOE, al que sacó 15,8 puntos en los comicios, aunque sería menor.

La líder de UPyD, Rosa Díez, es la dirigente política más valorada por los ciudadanos con una nota de 4,75 puntos y por delante del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que con un 4,55 consigue su nota más alta, aunque ninguno de los dos logra el aprobado. Alfredo Pérez Rubalcaba se sitúa como cuarto líder político más valorado con 4,25 puntos, por detrás de la portavoz de Geroa Bai en el Congreso, Uxue Barkos, con 4,41 puntos. El titular de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, es el ministro más valorado.

La primera ejecutiva tras el 38 congreso federal decidió que la portavoz del partido será la vicesecretaria general, Elena Valenciano, mientras que Soraya Rodríguez ocupará la portavocía en el Congreso, donde tendrá de número dos a Eduardo Madina. El portavoz socialista en el Senado continuará siendo Marcelino Iglesias, hasta ahora secretario de organización del PSOE.

El nuevo secretario general no aclaró si competirá en las primarias internas, si las hubiere, para ser cabeza de cartel del partido en las próximas elecciones generales y, preguntado por la creación de una nueva secretaría general ad hoc para Patxi López y por su recorrido en el partido, aseguró que "es un activo como la copa de un pino". Acerca de su contrincante por la secretaría general, Carme Chacón, afirmó: "Tiene todo el futuro por delante, claro que la considero mi amiga".

Prioridad, el empleo

El líder de los socialistas explicó que la situación del partido es "difícil" tras los "malos resultados electorales", pero la prioridad será atender los problemas de los ciudadanos. "Nuestra suerte está ligada a la de España. Nos vamos a preocupar de que las cosas le vayan bien a los españoles", añadió. La primera prioridad será el empleo. "Tenemos una tasa de desempleo insoportable. Es un problema estructural", comentó Rubalcaba. La segunda será Europa. "No podemos consentir que una crisis mundial acabe siendo solo europea". Y la tercera prioridad será lograr la equidad, "salir de la crisis con cohesión e igualdad de oportunidades".

Rubalcaba anunció que ha pedido una reunión con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, para explicarle cómo va a hacer oposición. "Estamos discrepando de la política económica" del Ejecutivo, manifestó, para añadir que con medidas de ajuste no es suficiente. También se reunirá con empresarios y sindicatos y con el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, "para hablar de Europa".

"Hemos hablado en la ejecutiva del funcionamiento interno del partido. Es una dirección colegiada. Es un solo partido", subrayó. Sobre las supuestas llamadas desde el aparato del PSOE a delegados andaluces para que votaran a Rubalcaba, este ha indicado: "No veo a Alfonso Guerra y a Felipe González haciendo llamadas".

Soraya Rodríguez, portavoz

Soraya Rodríguez no ha estado nunca en la primera línea de la política pero tampoco es una desconocida. Exsecretaria de Estado de Cooperación, será la nueva voz del PSOE en el Congreso de los Diputados. Vallisoletana, de 48 años, es amiga personal de Elena Valenciano, vicesecretaria general del PSOE desde este fin de semana y mano derecha del nuevo líder del partido, según Efe.

Tras licenciarse en Derecho, Soraya Rodríguez inició su trayectoria profesional como abogada. Ha sido eurodiputada y es diputada por Valladolid. En 2007 fue candidata a la alcaldía de Valladolid.

El PSC revela presiones para perjudicar a Chacón

Rubalcaba tendrá que emplearse a fondo para aplacar el descontento del PSC con la derrota de Carme Chacón y con el hecho de que apenas un par de afines a la líder de los socialistas catalanes estén presentes en la nueva ejecutiva del PSOE. El secretario general del PSOE presumió de tener "buena relación" con el Partido Socialista de Cataluña y negó que haya críticas hacia su figura tras su triunfo en el cónclave federal. No quiso valorar declaraciones como la de la exconsejera de Salud Montserrat Tura, quien afirmó ayer que los socialistas catalanes en el Congreso no tendrán "más remedio" que votar de manera distinta al PSOE si no hay cambios en el socialismo español.

"Creo que algún día no tendremos más remedio que hacerlo si la línea es permanentemente aproximarse demasiado a posiciones que entiendo que son más de centroderecha que de centroizquierda", dijo a Rac1. No obstante, el secretario de Acción Política del PSC, Antonio Balmón, fue la voz más crítica de su partido sobre el congreso del PSOE, al denunciar que hubo presiones para evitar la victoria de Carme Chacón, mientras que el exsecretario de organización José Zaragoza ve en el PSOE resistencia al cambio. Balmón se mostró "tocado" a nivel personal por la derrota de la exministra y confesó que no se siente representado ni identificado con la ejecutiva del PSOE que ha conformado el nuevo secretario general.

Balmón denunció que hubo presiones para evitar la victoria de Chacón y que "se traspasaron las fronteras" con comentarios como el de Juan Carlos Rodríguez Ibarra, que dijo que Chacón era "Zapatero con faldas".