Muy confidencial

La ampliación de la vida de Garoña, para más adelante

Pese a la urgencia del nuevo ministro de Industria, José Manuel Soria, de resolver cuanto antes el futuro de la central nuclear de Santa María de Garoña, la decisión tendrá que esperar, al menos, hasta el verano. El ministerio solicitó hace varias semanas al Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) el informe preceptivo sobre la viabilidad de la planta y todo apuntaba a una respuesta rápida, ya que el organismo acaba de evaluar minuciosamente la situación de la central, sometida, como el resto, a los test de resistencia exigidas por la Comisión Europea tras el desastre de Fukushima.

Pero son precisamente estas pruebas las que harán que se demore la decisión del CSN. Fuentes del sector aseguran que este prefiere esperará a la decisión final de la CE sobre las centrales europeas, que incluirá nuevas inversiones para mejorar la seguridad. Mientras en España se le calcula una inversión de 30 millones por instalación, Francia pide el doble, unos 60 millones.

Aun con todo, aún hay margen para ampliar la vida de Garoña, ya que su cierre, decretado por el anterior Gobierno socialista, está previsto para julio de 2013.