Por los fármacos suministrados

Novartis admite que en España corre el riesgo de no cobrar

El laboratorio farmacéutico suizo Novartis ha expresado su preocupación por el riesgo de que algunos de los países más directamente afectados por la crisis de deuda soberana que afecta a Europa, como Grecia, España o Italia, no sean capaces de afrontar el pago de los productos suministrados.

La farmacéutica advierte en un escrito a la Comisión del Mercado de Valores de EE UU que "la actual crisis de deuda en ciertos países de Europa ha incrementado las presiones en esos países y sobre los pagadores de esos países para forzar una rebaja de precios por parte de las compañías farmacéuticas". Es el caso de España, en el que se han aprobado tres reales decretos de rebaja de los precios de los medicamentos en el último año. Supone una merma, de media, del 20% de la facturación de las compañías farmacéuticas radicadas en España.

Así, la compañía helvética señala la creciente preocupación a raíz de la crisis de deuda de que algunos países "no sean capaces de pagar los productos que se les ha suministrado" y alerta de que la situación podría incluso deteriorarse en función de la evolución de los acontecimientos en países como Grecia, que se enfrenta al potencial impago de su deuda soberana, así como en España o Italia, cuyas notas de solvencia han sido recientemente rebajadas. En España, la patronal de las farmacéuticas Farmaindustria denunció la semana pasada que las comunidades autónomas tienen retrasos en los pagos de "más de dos años".

La deuda por suministro de medicamentos a hospitales del Sistema Nacional de Salud, a 31 de diciembre de 2011, ascendía a 6.369,3 millones de euros, según datos de la monitorización trimestral que lleva a cabo Farmaindustria entre sus asociados, lo que supone un incremento del 36% respecto a la deuda con la que se cerró el año 2010.

De este modo, Novartis apunta que las actuales condiciones económicas pueden afectar adversamente a la capacidad de sus distribuidores, clientes y proveedores de servicios para obtener la liquidez necesaria bien para pagar por los productos o para renovar los inventarios, así como para atender los términos contractuales pactados, lo que tendría un impacto negativo sobre la actividad de la empresa.

El laboratorio suizo obtuvo un beneficio neto de 7.111 millones de euros en 2011, lo que implica una caída del 7% respecto asus resultados del año anterior. Su cifra de negocio sumó 45.050 millones de euros, un 16% más, gracias al incremento de las ventas de su división farmacéutica.