Sindicatos, empresas y ecologistas contra la moratoria a las renovables

La Fundación Renovables, Comisiones Obreras, Greenpeace y Fenie han manifestado esta mañana su rechazo a la moratoria a las energías renovables, aprobada el viernes en Consejo de Ministros. Esta normativa elimina el pago de prima para las nuevas instalaciones.

Las organizaciones representadas esta mañana en rueda de prensa han redactado un documento en el que afirman que la moratoria a las energías renovables aprobada el pasado viernes en Consejo de Ministros "es una medida inútil ya que no va a contribuir a resolver los problemas que pretende solucionar". La Fundación Renovables, CC OO, Greenpeace y Fenie aseguran que después de esta eliminación de la prima para las nuevas instalaciones de energías renovables "la luz seguirá subiendo y el déficit de la tarifa también". Afirman que "frente a la opinión interesada de hacer creer que ambos se incrementan por culpa de las renovables la realidad es más compleja".

Por otro lado, afirmaron que "es un error histórico aplicar una moratoria a un sector, como el de las renovables, que es de los muy pocos de nuestra industria nacional que han adquirido un liderazgo mundial como Marca España". Denunciaron que "el modelo de renovables que todos los países han venido a copiar ahora se paraliza para que otros lo desarrollen. Desde la política económica se necesita impulsar un nuevo modelo productivo basado en la industria y la tecnología propia y con este nuevo Real Decreto Ley lo que se hace es ahuyentar las inversiones en uno de los sectores que reúne todas las condiciones para apoyar ese cambio de modelo productivo", dijeron.

Esta normativa, abundaron, "va a continuar la política de destrucción de empleo en el sector de las renovables que ya inició el anterior gobierno frente a unos planes aprobados que han estimado la creación de 300.000 empleos en el sector de las renovables y cerca de un millón en el de los servicios energéticos para 2020. Pero la destrucción de empleo en el sector de las renovables conlleva la deslocalización industrial y la transferencia de tecnología a terceros países que nunca podremos recuperar". "El sistema eléctrico necesita una profunda reforma que ha de partir de cero", reclamaron.