La alcadesa dice que el Gobierno debe liderar el proyecto

Botella liga el macrocomplejo de Las Vegas en Madrid al apoyo de Rajoy

"Las líneas rojas se respetarían", dice la alcaldesa.

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, ha asegurado este martes que el Ayuntamiento entraría únicamente en la propuesta de construir un Las Vegas a la europea en el caso de que el Gobierno de la Nación decidiera liderar el proyecto y siempre respetando unas "líneas rojas" que no se podrían traspasar.

"Solamente el liderazgo del Gobierno de la Nación, si decide acometer el proyecto, haría que nosotros entráramos en él y las líneas rojas se respetarían", ha aseverado la primera edil en la sesión de control del primer Pleno municipal del año.

La pregunta ha llegado al Palacio de Cibeles de la mano del portavoz de IU en el Ayuntamiento, Ángel Pérez, que ha arremetido contra el tratamiento que podría obtener "determinado feriante americano", el magnate Sheldom Adelson, quien busca "que le regalen cinco millones de metros cuadrados, que le regalen suelo público y privado, expropiado con coste al erario público".

A eso le suma la pretensión de aprobar una zona franca "en la que los extranjeros no pagaran impuestos, estar diez años sin pagar IBI y con exenciones en otros impuestos" y todo a cambio de invertir dinero para generar unos 300.000 puestos de trabajo.

Todo esto es para Pérez un "saqueo al generoso pueblo de Madrid". Las peticiones de Adelson incluyen además la construcción de intercambiadores, un helipuerto con terminales privados, accesos desde las principales vías, el desmantelamiento de la Cañada Real, entre otras cosas.

Pérez ha recordado que la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, ya dijo que "todo es negociable" dentro de sus principios, razón por la que ha preguntado a Botella por los suyos añadiendo que el modelo que propone el magnate "rompe la cohesión y se basa en la indignidad del ciudadano".

Botella, por su parte, ha recordado que quien inició las conversaciones fue el anterior ministro socialista Miguel Sebastián para añadir, a renglón seguido, que "solamente el liderazgo del Gobierno de la Nación, si decide acometer el proyecto", haría que el Ayuntamiento entrara en él, "con el acuerdo de las tres administraciones" y siempre respetando las "líneas rojas" que no se podrían traspasar.

La alcaldesa ha subrayado que "hay que estudiar" el proyecto cuando se habla de generar un importante número de empleos. La primera edil ha concluido pidiendo "máxima prudencia con cuestiones que puede que nunca sean realidad".