La crisis se agrava

El gasto del Fogasa en prestaciones aumentó un 16,5% en 2011

El gasto en prestaciones del Fondo de Garantía Salarial (Fogasa), organismo encargado del pago de salarios e indemnizaciones a los trabajadores de empresas en concurso o insolventes, alcanzó los 1.499,9 millones de euros en 2011, un 16,5% más que en 2010, según datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

De la cuantía total gastada por el Fogasa, 522,6 millones de euros correspondieron al pago de salarios, un 16,7% más que en 2010, mientras que 980,3 millones se dedicaron al pago de indemnizaciones, con un repunte del 16,8% respecto al ejercicio inmediatamente anterior.

En 2011, el Fogasa abonó 608,5 millones de euros, un 19,3% más, en prestaciones derivadas de ejecuciones laborales, en las que se incluyen los salarios e indemnizaciones pendientes de pago motivados por la declaración de insolvencia provisional o definitiva de las empresas. Por su parte, el organismo dedicó algo más de 598 millones, un 13,8% más que en 2010, a prestaciones derivadas de procedimientos concursales (salarios e indemnizaciones fruto de la suspensión de pagos, quiebra y concurso de empresas, así como procedimientos transnacionales), informa Europa Press.

Asimismo, destinó 293,2 millones de euros para pagar las indemnizaciones que son de su responsabilidad directa y para las que no se requiere la declaración de insolvencia o concurso de la empresa. En este apartado se incluyen parte de las indemnizaciones por despido objetivo o extinción colectiva en empresas de menos de 25 trabajadores y las asignadas por la autoridad laboral en regulaciones de empleo.

252.000 Beneficiarios

Según los datos del Ministerio, un total de 252.158 trabajadores percibieron prestaciones en 2011, un 8,3% más que un año antes, y los expedientes resueltos afectaron a 78.366 empresas, lo que supone un incremento del 15,2% sobre 2010. Entre los perceptores de las prestaciones abonadas, el 25% pertenecían a la construcción, con 62.966 beneficiarios, mientras que el 20,8% trabajaban en los otros servicios (52.517), el 20,7% en la industria manufacturera (52.397 beneficiarios), y el 12,2% en el comercio mayorista y minorista y reparación de vehículos a motor (30.904). Las comunidades autónomas que absorbieron la mayor parte de las prestaciones fueron Cataluña (359 millones) y Madrid (201,1 millones).