Accel Partners, Greylock y Meritech Capital, grandes beneficiadas

El capital riesgo batirá un récord millonario con Facebook

La salida a Bolsa de Facebook va a proporcionar grandes rentabilidades a los inversores que han apostado por la empresa en los últimos años. Accel Partners, Greylock Partners y Peter Thiel pueden ser los grandes beneficiarios.

Mark Zuckerberg, consejero delegado y creador de la red social Facebook.
Mark Zuckerberg, consejero delegado y creador de la red social Facebook.

Wall Street está muy pendiente de Facebook. Según las estimaciones que se manejan en el mercado, la red social podría alcanzar una valoración de entre 75.000 y 100.000 millones de dólares en su salida a Bolsa, operación que podría registrar en las próximas horas, tal y como han publicado diversos medios estadounidenses. Este debut bursátil, quizá el mayor de la historia (la empresa podría captar hasta 10.000 millones), proporcionará fuertes ganancias a los grupos de capital riesgo que han ido entrando en el capital de la compañía en los últimos años.

Según The Wall Street Journal, la gran triunfadora será la firma Accel Partners, que invirtió 12,7 millones de dólares en Facebook en 2005, momento en el que la red social se valoró en 100 millones. Accel, que habría vendido alguna participación, se encontraría con una participación en Facebook valorada en 9.000 millones de dólares, lo que implicaría un retorno de 1.000 veces la inversión aportada.

El diario también cita a Greylock Partners y Meritech Capital Partners, que invirtieron cada uno 12,5 millones de dólares en Facebook en 2006, momento en el que la sociedad se valoró en 500 millones. Con esta apuesta, la valoración actual de las participaciones de ambos grupos rondaría los 1.500 millones de dólares.

Otro de los triunfadores sería el inversor Peter Thiel, cofundador de PayPal, que invirtió 500.000 dólares en Facebook en 2004, con una valoración inferior a cinco millones. En este momento, no está clara su participación en la empresa, porque ha vendido acciones en diversas transacciones privadas con grupos de inversión como Elevation Partners, en el que está presente Bono, el cantante de U2.

De cumplirse las previsiones, estos grupos batirían las rentabilidades alcanzadas en 2004 por firmas como Sequoia Capital y Kleiner Perkins Caufield & Byers con la salida a Bolsa de Google. Entonces, la valoración de sus participaciones rondó los 2.000 millones de dólares.

En cualquier caso, no serán los únicos en rentabilizar la apuesta. A lo largo de los últimos años, en Facebook han entrado compañías como Microsoft, la rusa DST, Goldman Sachs, así como diversos inversores privados de la mano de esta última entidad financiera. Todos están pendientes de la red social y de sus movimientos.

De momento, Facebook va a encaminarse hacia las bolsas en un momento en el que el Nasdaq mantiene su tendencia alcista. Y es que, desde octubre pasado, ha subido más de un 20% superando la cota de los 2.820 puntos.

Posicionamiento

En su salida a Bolsa, la compañía quiere hacer valer su posicionamiento en el ámbito de las redes sociales, cada vez más poderoso. Aunque otras empresas como LinkedIn, Groupon y Zynga crearon una expectación que luego no han cumplido, no parece que este vaya a ser el caso de la mayor red social del mundo. La compañía, más allá de ser la protagonista de una película de Hollywood, tiene ya más de 800 millones de usuarios en todo el mundo. Y subiendo.

Además, Facebook ha creado un ecosistema de empresas vinculadas, una nueva forma de atraer a la gente a su red social. Y un método infalible para amasar una enorme cantidad de información personal de gran valor para los anunciantes. Zuckerberg dio en septiembre pasado el mayor giro estratégico de la compañía desde que se lanzara en 2006 con objeto de ser un gigante como Apple, Microsoft o Intel. La red social dejó de ser un sitio que solo conecta a personas para pasar a ser una plataforma que conecta a la gente con las cosas que recogen su actividad diaria (periódicos, servicios de música como Spotify o cine como Netflix).

Claro que una vez que cotice, Facebook estará sometida al escrutinio del mercado y tendrá que demostrar que todos estos acuerdos con empresas que está alcanzando (este mes de enero se conectó a otras 60 aplicaciones para que los usuarios compartan fotos, recetas, moda...) se traduce en ingresos contantes y sonantes para la compañía.