Les demandan por eliminar la competencia del trabajo cualificado

Apple, Google y cinco empresas más, acusadas de pactar para no robarse talento

Una juez de California ha pedido formalmente a Google, Apple, Adobe, Intel, Intuit, LucasFilm y Pixar que presenten alegaciones para defenderse de una acusación de que pactaron no robarse talento entre ellas, lo que supondría una violación de las leyes antimonopolio.

De sobra es conocida la capacidad de empresas como Google o Apple para atraer talento a sus filas. Pero este domingo se supo que una juez de California ha pedido formalmente a estas dos empresas y a otras cinco más (Intel, Intuit, Adobe, LucasFilm y Pixar) que presenten sus alegaciones para defenderse de una acusación de que pactaron no robarse empleados cualificados. Un pacto, que de confirmarse, supondría una violación de las leyes antimonopolio de EE UU.

La demanda popular ha sido impulsada por cinco ingenieros, que acusan a las compañías citadas de conspirar para mantener bajos los salarios eliminando la competencia del trabajo cualificado. Según argumenta su principal abogado, Joe Saveri, las empresas han antepuesto sus intereses a los de los empleados y "eso es un error fundamental".

Aunque el caso no es nuevo, pues ya en 2009 el departamento de Justicia de EE UU abrió una investigación sobre estas prácticas, que no prosperó, ahora se da un paso adelante. Según la demanda presentada, una serie de correos del difunto fundador de Apple, Steve Jobs, evidencia que este acuerdo ha existido. Al parecer, Jobs pidió directamente al ex consejero delegado de Google, Eric Schmidt, que dejase de intentar fichar a un ingeniero de Apple, informó Reuters. Y este reenvió el correo a otras personas de su empresa y les pidió que pararan el asunto [la contratación del ingeniero de Apple] y le aclararan qué había pasado para dar una explicación a Jobs.

Según los correos revelados, el director de personal de Google respondió que el empleado que contactó con el ingeniero de Apple "estaría despedido en una hora". Y añadió: "Por favor, transmite mis disculpas a Steve Jobs".

Igualmente en otro correo enviado por el entonces consejero delegado de Palm a Steve Jobs, aquel dijo que "la proposición de pactar que una compañía no intente contratar a los empleados de otra no solo es incorrecto sino probablemente ilegal".

Las empresas tecnológicas han pedido a la juez que rechace la demanda. Argumentan que los acuerdos fueron para proteger la colaboración entre ellas y que no participaron en una "conspiración global", pero la juez Lucy Koh ha asegurado que la demanda seguirá adelante pero que podría dividirse en varios litigios. Si finalmente la demanda va a delante como ha señalado la juez y obtiene el estatus de demanda colectiva, los abogados aseguran que los daños podrían estar en cientos de millones de dólares, según Cnet.