La CNMV vigilará que el salario se publique de forma individualizada

Las cotizadas tendrán un año de gracia para desglosar el sueldo de los consejeros

La transparencia en las retribuciones de los consejeros y altos directivos de las empresas avanza, pero cada paso se toma su tiempo. Por fin este año las compañías tendrán que publicar los salarios individualizados, pero para el desglose habrá que esperar a 2013.

Vencimientos de deuda
Vencimientos de deuda

Esta vez, las empresas no podrán escapar. Todas las compañías y entidades financieras cotizadas tendrán que retratar en la información que remitan a la CNMV sobre 2011 cuál fue el salario que pagaron a cada uno de sus consejeros; uno por uno, desde el presidente hasta el último vocal. Es más, deben justificar el porqué de esos sueldos y someterlos a votación en la junta.

Algunas preguntas tendrán al fin respuesta. Pero no todas. Otras podrán mantenerse un año más en la oscuridad, como sucede con el desglose por conceptos de esos salarios. Y es que la transparencia en materia de retribuciones llega con cuentagotas a las empresas cotizadas; y mucho más cuando la ley deja resquicios para ello.

Así sucederá este año. La obligación de publicar los sueldos de los consejeros de forma individualizada se consignó en la Ley de Economía Sostenible, aprobada en marzo de 2011. Con el ejercicio ya en curso, la aplicación de la norma se pospuso al siguiente: el actual. De ahí que el sueldo de altos ejecutivos como César Alierta, presidente de Telefónica, o de su segundo, Julio Linares, tenga que dejar de ser un misterio si la operadora quiere cumplir la ley. También se conocerá lo que cobra Amancio Ortega como consejero de Inditex, por ejemplo.

Pero la transparencia total solo llegará en 2013. El objetivo de la ley y de la CNMV es que no solo se conozcan las retribuciones individualizadas, sino también el desglose. Cuánto cobra cada quién por su salario fijo, por el variable, cuánto en pensiones, stock options, premios a la fidelidad o cualquier otro concepto que se quiera consignar.

El proyecto de circular que publicó en noviembre la CNMV y que desarrolla el deseo genérico de la Ley de Economía Sostenible de que las retribuciones individuales se "detallen" no puede ser más exhaustivo. ¿El objetivo? Que se puedan comparar de forma clara y homogénea los sueldos de los consejeros y también los conceptos por los que los cobran. Pero esa circular depende de una orden del Ministerio de Economía que empezó a andar en septiembre pasado y que todavía no ha visto la luz, aunque se espera que lo haga a lo largo del ejercicio. Puesto que 2012 ya ha comenzado y no existe un modelo de comunicación exigible, las empresas tendrán las manos libres para detallar lo que ellas consideren oportuno sin que puedan ser obligadas a hacerlo según propone la CNMV.

Eso sí, la comisión ha recomendado que se haga el desglose. Pero si hay una materia de buen gobierno en la que suspenden año tras año las empresas es en la transparencia de las retribuciones. "Las recomendaciones que menos se siguen son las relativas al régimen de aprobación y transparencia de las retribuciones de los consejeros", aseguraba la CNMV en su último informe sobre este tema. La petición de que se individualicen los salarios del consejo tiene varios ejercicios de historia y su seguimiento es, en el mejor de los casos, poco mayoritario. De ahí que al final la única forma de que las empresas cumplan sea a base de leyes y de ahí que la probabilidad de todas las compañías opten por desglosar los sueldos de sus consejeros sin tener todavía la obligación de ello sea limitada.

De lo que no se van a librar las empresas es de dar los salarios individualizados por consejero. La ley ya impera en este caso y, además, la CNMV se ha impuesto como tarea mantener una especial vigilancia para que este dato se incluya en la información anual de las compañías, según advierte en un informe donde detalla sus objetivos de supervisión para este año. Si alguna empresa no lo incluye, recibirá una carta oficial con membrete de la comisión en la que se le exigirá que lo haga.