Es el principal acreedor individual

El BCE se opone a participar en la quita de deuda griega

El BCE no participará en la restructuración de la deuda griega. A pesar de las crecientes presiones, el organismo se mantiene firme en su postura de no aplicar la quita del 50% a la deuda helena que tiene en su balance, por valor de más de 50.000 millones de euros.

El diario Financial Times apuntaba hoy que el Banco Central Europeo se ha convertido en foco de las presiones de los inversores para que también participe en la quita de la deuda griega, para la que aún no se ha cerrado un acuerdo entre el Gobierno de Atenas y los acreedores privados. El BCE se ha convertido en el principal acreedor individual de Grecia, después de las adquisiciones de deuda realizadas para calmar a los mercados y de la deuda griega aceptada como colateral a cambio de liquidez para las entidades financieras helenas. Su ausencia de las conversaciones para la aplicación de la quita está siendo objeto de críticas estos días en el mercado. Pero el BCE se mantiene firme en su portura, según informa Bloomberg, que cita fuentes próximas a la institución.

De hecho, las negociaciones entre Atenas y la banca privada han encallado esta semana. La banca se niega a asumir una quita superior al 50% y aspira a refinanciar bonos a 30 años a tipos de interés de al menos el 4%, dentro del proceso por el que Grecia articulará la rebaja de su deuda en manos de la banca en una cuantía estimada en 100.000 millones de euros. Por su parte, Grecia ha recibido de sus socios de la zona euro el mandato de renegociar las nuevas emisiones de bonos a 30 años a un interés inferior, que no comprometa de nuevo la financiación futura de la economía helena y la activación del segundo plan de rescate.