El Parlamento Europeo da luz verde a un proyecto de directiva

Hipotecas solo a quienes ofrezcan garantías de pago

La comisión de Mercado Interior del Parlamento Europeo ha aprobado hoy un proyecto de directiva que prohíbe la concesión de hipotecas a quienes carezcan de capacidad para reembolsar el crédito.

La directiva "sobre los contratos de crédito para bienes inmuebles de uso residencial" obliga a los prestamistas a denegar los créditos que no tengan garantías de pago y obliga a los Estados miembros a velar porque se cumpla esa máxima mediante bases de datos de solvencia de los consumidores.

"Siempre que la evaluación de la solvencia del consumidor arroje un resultado negativo en cuanto a la capacidad de este para reembolsar el crédito durante el periodo de vigencia del contrato, el prestamista deniegue el crédito", dice el texto de directiva.

Según esta iniciativa, los Estados miembros velarán por que los consumidores faciliten a los prestamistas y otros intermediarios de crédito información completa y veraz sobre su situación financiera en el contexto del proceso de solicitud de crédito. Para avalar esa información "se podrán pedir pruebas documentales de fuentes que puedan verificarse de manera independiente".

Bases de datos sobre solvencia

Además, los Estados miembros tendrán que velar porque los prestamistas -entidades de crédito, principalmente- puedan acceder a unas bases de datos sobre la solvencia del consumidor para verificar que este cumple con las obligaciones crediticias durante toda la vigencia del contrato hipotecario.

Esas bases de datos serán gestionadas por agencias de información crediticia o agencias de referencia de crédito privadas y registros públicos de crédito.

Los criterios de solvencia deberán además ser unificados en los Veintisiete para que todos los consumidores de la UE tengan las mismas obligaciones y los mismos derechos al contratar una hipoteca.

Mismas condiciones para medir la solvencia del solicitante, mismos derechos en el periodo de reflexión para comparar ofertas e igual prerrogativa a un reembolso anticipado bajo ciertas condiciones.

Esta directiva también será sometida a votación en la comisión de Economía del PE y antes de darla por aprobada definitivamente necesitará también el visto bueno del pleno.

La futura directiva del PE y el Consejo Europeo, si consigue proseguir el trámite parlamentario, ha sido elaborada a partir de una consulta pública llevada a cabo en 2009 por la Comisión Europea y en colaboración con el equipo del comisario europeo de Mercado Interior, Michel Barnier.

Para el 70% de los ciudadanos comunitarios, las hipotecas son el compromiso financiero más importante y prolongado de su vida. En 2009, el valor total de los créditos hipotecarios ascendió a 6.126 millones de euros, es decir, el 52 % del PIB de la UE.

Aunque la mayoría de las hipotecas las conceden entidades crediticias, en al menos cinco países miembros los pequeños prestamistas representan el 12% del mercado.