Salón de Detroit

El estilo europeo impulsa a los americanos

Los fabricantes locales, espoleados por los buenos resultados de 2011, apuestan por modelos más pequeños y divertidos.

En EE UU, las ventas de coches están creciendo con fuerza, síntoma de que para muchos consumidores la crisis ya es cosa del pasado. En 2011 se vendieron 12,8 millones de unidades, un 10,3% más que el año anterior. Ya en 2010 las ventas crecieron un 11% respecto a 2009, cuando se registraron 10,4 millones de vehículos, el peor resultado desde 1982.

Las tres grandes compañías americanas (aunque Chrysler está en manos de Fiat) fueron muy positivos, en gran medida gracias a que han adaptado su oferta a los nuevos tiempos. De todos modos los pick-ups y los todoterrenos (los allí llamados genéricamente trucks) siguen teniendo mucha demanda. GM (incluye las marcas Chevrolet, GMC, Buick y Cadillac) subió un 13,7% a lo largo de 2011, con 2,5 millones de unidades vendidas. Su marca más fuerte fue Chevrolet, que entregó 1,77 millones de unidades con un incremento del 13,4%. El compacto Cruze fue un gran éxito, con más de 230.000 unidades vendidas. No obstante, las entregas de su modelo más avanzado, el "eléctrico de autonomía extendida" Volt, se quedaron en 7.671 unidades, cuando el objetivo eran 10.000. Además, en 2011 GM ha superado a Toyota (líder desde 2007) como el grupo que más coches vende en el planeta, con 9.025.000 unidades y una subida del 7,6%.

Por su parte, Ford vendió en EE UU 2,14 millones de unidades y subió un 11%. Su modelo más vendido fue como siempre el pick-up F-Series, que alcanzó 584.917 unidades (+11%). En la tercera posición por volumen, pero primera por incremento de ventas, se colocó Chrysler Group (incluye las marcas Chrysler, Dodge y Jeep), que subió un 37% en diciembre y un 26% en el acumulado del año, con un total de 1,31 millones de unidades. Destacan las ventas de Jeep (419.349) con una subida del 44%, y las de Dodge con un 18% (451.040 unidades). Los resultados de los estadounidenses brillan más teniendo en cuenta que los gigantes japoneses cayeron, afectados por problemas de suministro provocados por el tsunami japonés. Toyota cayó un 6,7%, hasta los 1,64 millones de unidades, y Honda redujo sus matriculaciones un 7,1%, con 1,14 millones de unidades.

En cuanto a nuevos productos en el Salón, destacó especialmente la oferta de Chevrolet, con modelos deportivos y compactos al estilo europeo. Ejemplo de ello fue el prototipo Tru 140S, un pequeño cupé desarrollado sobre la plataforma del Cruze y con un estilo que conecta con el de Audi TT o el Peugeot RCZ. Más interesante aún resulta otro prototipo con aspecto de que pronto se fabricará en serie, el Code 130R (foto principal). Se trata de un compacto cupé de tres volúmenes con tracción trasera y un motor 1.4 turbo de 150 CV. Su estilo y su filosofía recuerda a la de los BMW Serie 1, y podría tener muy buena acogida en el mercado. En cuanto a los modelos de serie, destacó la versión RS del Sonic (Aveo en Europa), que desarrolla 140 CV.

En el segmento de los modelos de lujo, la gran protagonista fue la nueva generación del Mercedes SL. El presidente de la compañía recordó que "en todo el mundo hay 900 millones de automóviles de miles de modelos, pero los iconos de la automoción se cuentan con los dedos de una mano; nuestro SL es uno de ellos". Su optimismo está justificado tanto por la impecable trayectoria de sus deportivos como por las ventas alcanzadas en 2011. El año pasado comercializaron más coches que nunca, con 1,36 millones de unidades de Mercedes-Benz, Smart y Maybach, superando por 77.000 unidades la anterior marca, alcanzada en 2007. También marcaron récord en EE UU, con 264.460 unidades (+17%). El nuevo SL está construido casi por completo en aluminio y pesa hasta 140 kilos menos que su predecesor, según versiones. Como el modelo anterior, lleva una capota dura que se repliega eléctricamente, y se comercializará en principio con dos motores: el SL 500 lleva un V8 de 435 CV, y el SL 350 un V6 de 306 CV. El otro vehículo presentado por el gigante alemán es menos tradicional, un prototipo Smart pick-up. La aventura de comercializar el pequeño utilitario en EE UU no ha ido muy bien, a pesar de cierto boom inicial. No obstante, se vendieron más de 100.000 unidades en todo el mundo, un 4,6% más. Smart expuso en Detroit un pequeño pick-up impulsado por energía eléctrica que difícilmente llegará a producirse en serie. No obstante, la posibilidad de llevar detrás la bicicleta es muy interesante de cara a la movilidad.

Lexus ha sido durante muchos años líder en el segmento de lujo, pero en 2011 no lo consiguió al caer un 13,7%, con 229.329 unidades, también afectada por el tsunami de Japón. En todo caso, sigue siendo el único fabricante capaz de plantar cara a las grandes marcas premium germanas. En Detroit presentaron el prototipo LF-LC, que podría derivar en un futuro coche de calle. Actualmente, Lexus está comercializando las 500 unidades que se han fabricado de su superdeportivo LFA (solo se ha vendido una unidad en España, a un precio de 415.000 euros), pero sigue sin tener en su gama un cupé deportivo de alto nivel que ronde los 100.000 euros.

Honda NSX

La firma japonesa fabricó entre 1990 y 2005 el deportivo NSX, el primero con carrocería autoportante de aluminio. El Acura (es la marca de lujo de Honda en EE UU) NSX Concept adelanta las formas de su futuro sucesor, que será híbrido y fabricado en EE UU.

Dart, fruto de la fusión con Fiat

Sin duda, lo más interesante del grupo Chrysler fue el Dodge Dart. No tiene nada que ver con el Dodge homónimo que Barreiros fabricó en España, sino que se trata de un modelo compacto que utiliza la misma plataforma que el brillante y moderno Alfa Giulietta. Hacía siete años que Dodge no disponía de un modelo compacto en su gama, y los concesionarios lógicamente lo han recibido con los brazos abiertos.

En EE UU, el segmento de compactos solo supone el 15% del mercado, pero está creciendo con fuerza. Dodge es una marca con imagen deportiva y la agilidad y potencia del Dart convencerán a los clientes. Las tres mecánicas disponibles son turboalimentadas (solo gasolina) y de diseño Fiat, desde el 1.4 al 2.0 y 2.4, con potencias entre 160 y 232 CV. Todos se ofrecen con cambio manual de seis marchas de serie y opcionalmente, el DDCT de doble embrague o el automático convencional, según versiones. No se comercializará en Europa.