Por las ayudas de la Generalitat

Aerolíneas de bajo coste cargan contra Spanair en la Comisión Europea

La Asociación Europea de Aerolíneas de Bajo Coste asegura haber aportado pruebas a la Comisión Europea (CE) que demuestran la ilegalidad de las ayudas que ha recibido Spanair de la Generalitat de Cataluña.

"La Asociación Europea de Aerolíneas de Bajo Coste ha enviado más evidencias substanciales sobre las ayudas estatales a Spanair y hemos mantenido contactos al respecto con la Comisión Europea", ha confirmado el portavoz de la asociación, Robert Francis.

No es la primera vez que las líneas de bajo coste remiten sus quejas al comisario europeo de Competencia, Joaquín Almunia, para que investigue las ayudas públicas a Spanair, por el momento sin resultado.

El pasado jueves, Almunia aseguró en Barcelona que la CE no ha empezado aún a analizar el asunto. El portavoz de la ELFAA (siglas en inglés de la asociación) ha mostrado su confianza en que el Ejecutivo europeo inicie la investigación. "Basándose en el tiempo que la Comisión ha empleado en este caso hasta la fecha y la información y argumentos que ha recibido, los servicios del Ejecutivo europeo deberían entender mejor la seriedad y el alcance de las ayudas estatales que le han sido concedidas a Spanair", ha destacado Francis.

Si la CE abre finalmente una investigación, tendrá que determinar si los apoyos recibidos por Spanair pueden considerarse "ayudas de Estado" o si, por el contrario, la participación de la Generalitat en el capital de la aerolínea a través de Cimalsa responde al principio de "inversor privado".

En caso de que el Ejecutivo europeo considerase ilegales las ayudas, la Generalitat podría ser forzada a recuperar el dinero prestado a Spanair, según ha sucedido en otros casos similares.

En noviembre, Spanair recibió dos créditos puente por un total de 25 millones con el aval del Gobierno de Cataluña y el Ayuntamiento de Barcelona, que según la ELFAA infringen las leyes de competitividad.

Fira de Barcelona, de la que el Ayuntamiento barcelonés y la Generalitat son accionistas, anunció entonces que ambos créditos puentes -de 10 y 15 millones- pretendían facilitar la continuidad de Spanair hasta que se formalizara la entrada de un nuevo socio, a la espera de ver si las negociaciones con Qatar Airways llegan a buen puerto.

La asociación de aerolíneas europeas asegura que ya se han destinado 120 millones de euros de fondos públicos para financiar a la compañía, a la que acusaron entonces de depender de ese dinero en detrimento de la "libre y justa" competencia.

Spanair lleva tiempo buscando un socio estratégico para asegurar la viabilidad de la compañía, que cerró 2010 con unas pérdidas de 115,72 millones de euros, y sufre una falta de liquidez agravada por la situación económica y el alto precio del combustible, como todas las aerolíneas.

Qatar Airways pidió a principios de mes más apoyo de fondos públicos para formalizar su entrada en Spanair, lo que está dificultando en extremo la operación, que debía haberse formalizado el pasado 31 de diciembre.