Demanda de la tabaquera

El contrabando, caballo de batalla del mercado del tabaco en 2012

Altadis pide congelar durante dos años los impuestos para luchar contra el comercio ilícito.

El contrabando, caballo de batalla del mercado del tabaco en 2012
El contrabando, caballo de batalla del mercado del tabaco en 2012

Las ventas legales de cigarrillos cayeron el 16,5% el año pasado. Y las causas principales de este descenso no están ligadas, como podría pensarse, al impacto de la entrada en vigor de la prohibición de fumar en todos los lugares públicos que impone la ley del tabaco, sino por el comercio ilícito de este producto, es decir, por el contrabando y las falsificaciones.

Esta conclusión es la que se desprende de un estudio realizado por Altadis sobre la evolución del mercado del tabaco a lo largo del ejercicio pasado. Este análisis realizado por la empresa cuantifica en el 1,2% la incidencia de esta prohibición en el descenso de las ventas de tabaco en España. Este porcentaje equivale a unos 50 millones de cajetillas y representa, aproximadamente, unos 130.000 consumidores menos.

Por el contrario, el estudio culpabiliza de esta situación a una combinación de factores, siendo el principal el comercio ilícito de tabaco. "Una lacra que estaba prácticamente erradicada en España y que ha reaparecido de nuevo con fuerza el pasado año", reza el informe.

Altadis estima que el contrabando supone actualmente el 8% de las ventas legales de cigarrillos en todo el país, una cifra que llega hasta un 20% en Andalucía. Además del comercio ilícito, otras variables han influido en la caída de las ventas del tabaco en España el ejercicio pasado.

El estudio habla, por ejemplo, de la anticipación en la compras de cigarrillos realizadas por los distintos canales de distribución en 2010, "lo que ha favorecido el mantenimiento de un elevado stock en los puntos de venta durante 2011". También señala como otra de las causas el trasvase a otros productos de precio más asequible, "en un contexto de intensa crisis económica y menor poder adquisitivo por parte del consumidor y agravada por una equivocada política fiscal, que no ha conducido a incrementar la recaudación".

Un último factor desencadenante de esta situación es la tendencia de descenso natural del consumo, "que se viene produciendo año tras año", y que la compañía estima en un 3% anual desde el año 2008.

En este contexto, el estudio de Altadis pone como referencia las cifras de 2010, cuando las ventas legales de cigarrillos bajaron un 10,3%, y las de 2011, con una caída del 16,5%. Ese 6,2% más de diferencia el informe lo achaca directamente al comercio ilícito del tabaco, pero, al mismo tiempo, acusa a la subida de impuestos aplicada por el Gobierno sobre este producto, en diciembre de 2010, de favorecer el aumento del contrabando y las falsificaciones.

Altadis califica de "desproporcionado" este incremento impositivo. Y expone en el informe que el efecto "perverso" de este incremento fiscal ha acentuado el "grave" problema del contrabando a lo largo del año.

Ante esta coyuntura, la compañía aboga por congelar la estructura fiscal del tabaco durante dos años, "para que el mercado se estabilice" y recuperar así la cifra de recaudación "tras el descenso producido en el ejercicio 2011 por la reaparición del contrabando".

Carga fiscal

La empresa indica que la carga fiscal del tabaco en España es tan elevada que lo único que conseguiría cualquier incremento sería reducir los ingresos del Estado y fomentar aún más la actividad delictiva del tabaco ilegal. "Existe un auténtico agotamiento fiscal. En nuestro caso hay que tener en cuenta, igualmente, el efecto multiplicador que se da en nuestro sector".

Por estas razones, Altadis se muestra contraria a una posible subida del IVA. Esta subida impositiva provocaría un incremento automático en el precio de los cigarrillos, "lo que debería obligar entonces a revisar a la baja otros impuestos del tabaco para evitar la pérdida de recaudación". Altadis deja claro en el informe su "profunda preocupación" por la situación del mercado y critica las decisiones del anterior Gobierno, ya que "han supuesto una menor recaudación para el Estado".

1.279 millones menos de recaudación

Altadis calcula que la recaudación del Estado en impuestos especiales por la venta de tabaco durante el año 2011 ha descendido 1.279 millones de euros. "Es la primera vez en los últimos 25 años que cae la recaudación fiscal del Estado por la venta de tabaco. Según la previsión realizada en el presupuesto por el Gobierno anterior, la cifra de ingresos habría ascendido a 9.054 millones de euros cuando, finalmente, se ha cerrado en 7.775 millones, un 14,13% menos".

La tabaquera subraya que una subida de impuestos no asegura una mayor recaudación. Y pone como ejemplo la estrategia recaudatoria del anterior Gobierno, que contemplaba elevar en 780 millones la cifra inicialmente presupuestada, algo que no se ha conseguido.

Altadis dice que esto se ha producido por un fenómeno de "agotamiento" y "fatiga" fiscal, "dado el elevado nivel impositivo sobre el tabaco existente ya en España, que asciende al 79% del precio de venta al público de la categoría de marcas de cigarrillos más vendidas".

Finalmente, la compañía cree que esta subida impositiva ha perjudicado "gravemente" a un sector tan relevante para la economía española como el de la hostelería y la restauración, y pone en riesgo el sector productivo tabaquero en España.