Como ha explicado Andreu Mas-Colell

El ICO catalán vende activos a la propia Generalitat

El Instituto Catalán de Finanzas (ICF), organismo de crédito equivalente al ICO pero dependiente de la Generalitat, ha iniciado una política de venta de activos a la propia Generalitat o a otras empresas públicas catalanas.

Así lo ha explicado el conseller de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell, en su comparecencia en el Parlament para explicar los presupuestos de su departamento y los de Presidencia para 2012.

Entre los activos que se han traspasado a otras empresas públicas figuran las participaciones que mantiene en el grupo Iniciatives Empresarials Aeronàutiques (IEASA), socio mayoritario de Spanair, y la propia Spanair, que se han traspasado al "holding" público de participaciones industriales Avança.

Con estas empresas se ha seguido la misma política que con las estaciones de esquí, que han sido vendidas a Ferrocarriles de la Generalitat.

Otros activos que estaban en el balance del ICF han sido adquiridos por la propia Generalitat, como es el caso de la participación en Fira 2000 -sociedad donde también participa el Ayuntamiento de Barcelona y destinada a promover la ampliación de Fira de Barcelona. Igual que EACAT, el gestor de la administración abierta de Cataluña.

Mas-Colell ha destacado en su intervención el cambio legal que ha garantizado la independencia de gestión del ICF y la cualificación de este organismo crediticio como "entidad financiera pública", con lo que ahora ya no se contabilizará en el perímetro SEC-95 y su actividad no afectará a las limitaciones de la capacidad crediticia de la Generalitat.

En el turno de la oposición, la mayoría de los partidos ha criticado que la mayor parte de las líneas de crédito que ha anunciado el ICF, en realidad, no se han otorgado.

Rocío Martínez Sampere (PSC) ha apoyado las medidas para la capitalización del ICF pero ha advertido que "si ésta es su única política de reactivación económica no ha dado niveles de ejecución, porque los niveles de ejecución son muy bajos por las altas exigencias de los avales".

Joan Boada (ICV-EUiA) ha criticado que parte de los recortes, como el de las embajadas, se deben a los pactos con el PP y ha criticado que "sólo se han colocado un 35 % de sus líneas de crédito", añadiendo que sólo se han dado avales por valor de 120 millones, cuando el plan era 500 millones.Además, ha señalado que las políticas de reactivación económica de CiU son "políticas fracasadas".

Sergi de los Ríos (ERC) ha denunciado, por su parte, que sólo un 35 % de las líneas de crédito han sido concedidas y ha criticado que "pocos proyectos nuevos han recibido el poco crédito" que se ha concedido, además de señalar las elevadas exigencias de los avales.

Por su parte, Jordi Canyes, (C's) ha criticado que los grupos hayan rechazado los recortes en la Corporación Catalana de Radio y Televisión, "en un momento en que se está recortando en salud, educación y seguridad, por ejemplo, cuando se destinan más de 300 millones de euros a los medios de comunicación públicos".

Mas-Colell ha replicado a los grupos que si ven que estas líneas de crédito no son productivas, aplicarán los cambios necesarios y ha tenido una mención especial para Boada señalándole: "si usted dice que nuestras políticas son fracasadas, bueno, usted es un experto en políticas fracasadas".