Inmobiliario, construcción y comercio, los más afectados

La recesión en Europa acentúa el riesgo de impago en el sector privado

La aseguradora francesa de créditos a la exportación, Coface, advierte de un incremento de los incumplimientos de pago de las empresas debido al deterioro del contexto económico europeo. Aumentaron un 28% en la eurozona y un 30% en España durante 2011.

La tregua ha terminado. Lo que parecía el inicio de la recuperación a comienzos del segundo semestre de 2009 ha sido solo un espejismo. Europa volverá a entrar en recesión este año. Las previsiones de Coface sitúan la contracción en el Viejo Continente en un 0,1%. La crisis del euro desactiva el crecimiento y estrangula los canales de crédito, castigando con severidad la solvencia de las empresas.

"Ante la falta de respuesta por parte de las instituciones, las turbulencias en los mercado financieros han afectado a la confianza empresarial. Pese a estar mejor gestionadas que nunca, las entidades sufrirán las consecuencias de la crisis", señala François David, presidente de Coface.

La empresa líder en seguros de crédito a la exportación elabora anualmente un informe que evalúa el riesgo de impago empresarial país por país. Hasta 10 han visto degradada este año su calificación en una tabla que oscila desde el A1 -el riesgo más bajo- hasta el D, máxima alarma. España e Italia, duramente castigados desde el verano por la crisis de deuda soberana, han caído un escalón, hasta el A4, el nivel de Irlanda, Turquía o Marruecos.

Los casos de insolvencia y morosidad se incrementaron en 2011 en España (un 30%), Francia (20%) o Italia (5%). Mientras, el sector empresarial alemán vio menguar los incumplimientos un 55%.

Aumento de las quiebras

Los concursos de acreedores de empresas subieron en España el 19% el pasado año, según la auditora PricewaterhouseCoopers. El sector inmobiliario, la construcción y el comercio lideran el peor de los escenarios de impago de acuerdo a los cálculos de Coface. Cataluña, Comunidad Valenciana, Andalucía y Madrid son las más afectadas. En cuanto a los incumplimientos leves, repite la construcción y se suman el textil y el sector de bienes de consumo corriente.

La hipertrofia del ladrillo seguirá pasando factura en 2012. El descenso de las inversiones en el sector (-8% según los pronósticos de la aseguradora gala), la restricción del crédito y el elevado endeudamiento de familias y empresas mermará el consumo. La contracción del PIB español estimada por Coface para este año es del 0,2%.

Alertan también del empacho de activos inmobiliarios que sufren las entidades financieras españolas. Y las señalan como responsables del frenazo en el reajuste a la baja de los precios para evitar pérdidas.

La disminución del poder adquisitivo de los hogares y el endurecimiento de las condiciones del crédito lastrarán también al sector del automóvil. Coface vaticina nuevas caídas de la producción, en línea el resto de Europa.

El comercio exterior es el principal motor de la economía española, aunque prevén una ralentización debido a la debilitamiento de la demanda proveniente de zona euro, que supone un 56% del total.

La esperanza vendrá del turismo, con unas alentadoras perspectivas para 2012. Un aumento de la visitas del 8%.

Los emergentes crecen pero acusan el riesgo geopolítico

Las economías emergentes mantendrán la velocidad de crucero el año que viene: 5,1% de crecimiento, según los cálculos de Coface. Asia encabeza la lista de aventajados. Hong Kong, Singapur o Taiwán mantienen la matrícula de honor en cuanto al riesgo de insolvencia del sector privado. Registran, además, potentes avances en sus PIB, auspiciados por su dependencia de China, que continuará este año estimulando con vigor la demanda, según los pronósticos de la aseguradora gala.

En cuanto al norte de África y Oriente Próximo, la medición de riesgo se ha visto muy influida este año por la incertidumbre política provocada por levantamientos populares que han derrocado regímenes como el tunecino, libio o egipcio. Coface prevé un alza de los casos de insolvencia empresarial con motivo de estos cambios sociopolíticos.

El panorama que dibujan para América Latina es también de creciente presión para alcanzar mayores cotas democráticas.

Las economías de Estados Unidos y Japón aguantan el tipo

A pesar del recrudecimiento de la incertidumbre en la economía europea, Coface diferencia la situación actual del escenario vivido al inicio de la crisis. Mientras que entre 2008 y 2009 la contracción económica era a escala mundial, las previsiones para 2012 para Estados Unidos y Japón suponen un balón de oxígeno. La aseguradora pronostica un avance del 1,6% para EE UU y un 1,8% para la economía nipona. Los incumplimientos de pago empresarial van de la mano de los escenarios de crecimiento.

Mientras que en la eurozona aumentaron un 28% durante 2011, a nivel mundial el porcentaje baja al 19%. Y EE UU revierte por completo la tendencia y registra una disminución de los episodios de insolvencia (-0,5%).

En cuanto a Europa, otra de las diferencias con el primer tramo de la crisis es el mayor grado de interdependencia bancaria y la alta exposición de las entidades bancarias a la deuda periférica.