Actualidad

Los hospitales buscan mejorar su salud a base de fusiones

Quirón, el grupo Hospital de Madrid y Hospiten luchan por hacerse con USP Hospitales, apoyados en el capital riesgo, un nueva operación dentro del sector.

El pez pequeño se quiere comer al grande. Los grupos hospitalarios Quirón, Hospital de Madrid y Hospiten pujan por el mayor USP Hospitales, cuyo 75% de capital pertenece a Barclays y Royal Bank of Scotland. Pero no es la única operación en ciernes dentro del sector.

El grupo USP, que facturó 319 millones de euros en 2010 y cuenta con 12 hospitales, estuvo vinculado a Gabriel Masfurroll y posteriormente al fondo Cinven, hasta que los dos bancos británicos convirtieron un préstamo de 500 millones en acciones y se hicieron con la propiedad. Pero a las entidades financieras no les interesa mantener el capital.

Hasta el momento, esas tres han sido las ofertas recibidas por los bancos, según fuentes financieras. Hospiten, con presencia en cuatro países, va acompañado como socio de la firma de capital riesgo Blackstone, de EE UU. Este grupo canario facturó 225 millones de euros en 2011 y cuenta con 12 hospitales.

Quirón, con propiedad mayoritaria de la familia Cordón, se acompaña de Doughty Hanson para realizar la oferta. Aunque esta operación es doble, porque el fondo estadounidense quiere, por un lado, entrar en USP, pero también hacerse con el 35% de Quirón controlado por la familia portuguesa Mello. Esta compañía zaragozana factura 236,8 millones y dispone de siete hospitales generales.

Por su parte, Hospital de Madrid (con 174 millones de facturación y 10 centros), en manos de la familia Abarca, se ha asociado con la firma francesa PAI.

En estos días los tres ofertantes están realizando la due diligence y si finalmente están interesados deberán presentar su oferta final, que se espera para la primera quincena de febrero. En principio, se valoraba al grupo entre 350 y 400 millones de euros. Según publicaba el martes The Wall Street Journal, fuentes conocedoras de la negociación lo situaban más cercano a una cifra de 240 millones. Además, se espera que todavía se pueda presentar alguna oferta adicional de algún grupo extranjero.

Además de las operaciones de Quirón y USP Hospitales, está abierta otra gran transacción, la compra de Ribera Salud por parte de Capio, que tras la due diligence espera cerrar el acuerdo en breve. El año pasado Hospiten compró también el centro oncológico MD Anderson de Madrid. Y la familia Gallardo (propietaria de la farmacéutica Almirall), a través de su family office Goodgrower, adquirió a La Caixa el 80% de Adeslas.

Poca concentración

El sector hospitalario está atomizado. Las dos primeras empresas tenían una cuota del 12,8% en 2010, según la consultora DBK. Y las 10 primeras, únicamente un 39,9%. Un patrón que no se cumple en los seguros de salud, mucho más concentrados. Las dos mayores aseguradoras controlan el 40,9% del negocio y las 10, un 80,6%.

El sector está viviendo, según los expertos, un momento complicado, primero para los hospitales públicos, por la falta de recursos, luego por un modelo muy atomizado en el sector privado, y además con una tendencia a la concentración en los seguros de salud, lo que coloca a las aseguradoras en posición fuerte de negociación frente a las clínicas. Ante esta situación, los centros pequeños tienen una supervivencia más difícil y buscan alianzas. El grupo Hospital de Madrid, por ejemplo, compró la clínica madrileña Belén a sus gestores y la ha añadido a su oferta. Un patrón que se va a repetir porque parece que las compras continúan.

La adquisición de Ribera Salud, a la espera

La joya del sistema sanitario del PP valenciano está también en venta. Ribera Salud fue una empresa creada por las cajas de la comunidad, al calor de la Generalitat, para gestionar los nuevos hospitales públicos de gestión privada. Actualmente, el capital se reparte al 50% entre Bankia, tras la integración de Bancaja, y CAM, comprada recientemente por Banco Sabadell. Capio Salud, controlada por el fondo CVC, presentó una oferta por los seis hospitales de la entidad. En este primer trimestre, fuentes conocedoras de la negociación, comentan que se tomará una decisión definitiva sobre una operación que calculan en "330 millones de euros deuda incluida".