S&P desvela que han realizado colocaciones privadas adicionales

Las eléctricas colocan en 'secreto' 1.400 millones del déficit de tarifa

Para Standard & Poor's, las eléctricas que financian el déficit de tarifa corren el riesgo de una rebaja de su rating a medio plazo. Así lo señala en un informe sobre los efectos sobre su solvencia del déficit de tarifa y las incertidumbre políticas, en el que asegura que las grandes del sector han hecho emisiones privadas "no reveladas" de esta deuda de hasta 1.400 millones de euros.

Las eléctricas colocan en 'secreto' 1.400 millones del déficit de tarifa
Las eléctricas colocan en 'secreto' 1.400 millones del déficit de tarifa

La agencia de calificación crediticia Standard & Poor's (S&P), en un informe publicado el pasado 12 de enero (el mismo en que bajó la calificación de nueve países) sobre el efecto que tendrá el déficit de tarifa y las incertidumbres políticas sobre el rating de las grandes eléctricas españolas, asegura que se han realizado "algunas colocaciones privadas adicionales no reveladas", que estima en 1.400 millones de euros. Un extremo que han confirmado a este diario fuentes empresariales, que precisan que han sido seis operaciones por 1.406 millones.

La primera emisión privada de la deuda eléctrica, y hasta ahora la única de la que se tienen noticias, es la que realizó el Fondo de Amortización de la Deuda Eléctrica (FADE) entre el 14 y el 15 de noviembre entre inversores privados al margen del mercado. La colocación fue de 475 millones, en dos tramos de 325 y 150 millones, con una rentabilidad del 6,42% y del 5%, respectivamente. A finales de septiembre, el Gobierno publicó un real decreto que permitía las emisiones privadas para facilitar la titulización, función reservada hasta ese momento al Tesoro Público.

Como señala el informe de S&P, "pese a la crisis de la deuda soberana y la inestabilidad de los mercados", el Estado logró titulizar el año pasado 8.500 millones de euros, que representan más de la mitad del déficit pendiente a 31 de diciembre de 2010. A ello hay que sumar los 1.400 millones. Para la agencia de rating estas emisiones demuestran "el apetito del mercado por estos títulos y el compromiso del Gobierno de acabar con el déficit".

Sin embargo, las previsiones de S&P para este año se tornan oscuras. Considera que la deuda eléctrica va a sufrir las mismas presiones que la deuda soberana y que los mayores costes de su financiación se van a traducir en mayores costes para el sistema eléctrico. La sangría del déficit de tarifa y las incertidumbres políticas que S&P aprecia para su resolución, máxime en un contexto económico "muy difícil", podría conducir una rebaja de la calificación de las cinco grandes generadoras de electricidad que financian del déficit, en tanto se tituliza (Endesa, Iberdrola, Gas Natural y, en mucha menor medida, HC y Eon España).

Aunque el nuevo Gobierno del PP ha subido los peajes de acceso en el primer trimestre (una media del 8,5%) ello no es suficiente para cumplir el objetivo de déficit para este año (1.500 millones, que podría sumar otros 2.000 millones) cuando ya se arrastra la rebaja aprobada (y recurrida ante el Tribunal Supremo por las empresas) en el último trimestre de 2011.

La recesión contribuirá a empeorar la situación, ya que con una demanda plana para este año de tan solo el 0,1%, los ingresos se resentirán agravando el déficit. Y aunque el Gobierno subirá los peajes, según el informe, en este contexto recesivo y con precios de la energía al alza, solo lo hará de forma modesta (por debajo de dos dígitos).

La situación desembocará inevitablemente en la aplicación de reformas estructurales, pero el informe ve improbable que este año se pueda lograr una solución definitiva. S&P considera un riesgo para la solvencia financiera de las eléctricas que el Gobierno les haga compartir "el dolor" de los consumidores aplicando un impuesto especial a la nuclear y a la hidráulica.

En definitiva, para la agencia de calificación existe una simbiosis entre la deuda soberana y la deuda eléctrica o, lo que es lo mismo, entre el déficit público y el de tarifa. Una opinión que comparten ejecutivos del sector.

Opacidad

El Tesoro ha pedido a las eléctricas que no proporcionen datos sobre las colocaciones privadas del déficit que realicen a través del FADE. Algo que sorprende teniendo en cuenta el derecho de los consumidores a conocer el interés que pagarán por una deuda adquirida por decisión del Gobierno.

El peligro de una rebaja crediticia

En 2010, las difíciles condiciones de los mercados para colocar la deuda soberana impidió también titulizar la deuda eléctrica. Las incertidumbres sobre la evolución del déficit tarifario y los plazos para su posible emisión actuó negativamente sobre las calificaciones de las eléctricas, que fueron revisadas en general a la baja por S&P. Algunas, como la de Endesa (A-), se encuentran en vigilancia negativa, con la particularidad de que la agencia de calificación mete en el mismo saco a su matriz, la energética italiana Enel, que tiene un 92% del capital de la eléctrica española.

El informe que esta agencia publicó la semana pasada en paralelo al que supuso la rebaja de la calificación de nueve países europeos señala que a las utilities españolas se le están agotando las opciones para contrarrestar los efectos financieros de la deuda eléctrica, que suma ya 24.000 millones de euros, según Industria. S&P hace referencia, entre otros, a las desinversiones o al pago de dividendo flexible. En su opinión, uno de los peligros es la politización de las revisiones tarifarias.