Mercado de trabajo

Toxo advierte al Gobierno que una reforma laboral impuesta llevará al "conflicto social"

Tras el fracaso de las conversaciones entre patronal y sindicatos para la reforma laboral, el líder de Comisiones Obreras, Ignacio Fernández Toxo, ha lanzado hoy un mensaje al Gobierno: debe "convocar de forma urgente" una negociación con los agentes sociales, en lugar de legislar unilateralmente, "no vaya a ser que avoque al país a otro nuevo fracaso y, por tanto, un "conflicto social renovado".

El Gobierno está diseñando ya su propia reforma laboral, tras el fracaso de las negociaciones entre patronal y sindicatos. Sus planes son que el Consejo de Ministros apruebe un texto entre el 27 de enero y el 10 de febrero. Pero empiezan a surgir voces que advierten sobre los inconvenientes de una reforma laboral impuesta.

El líder sindical de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, reiteró ayer al Gobierno la necesidad de "convocar de forma urgente" una negociación con los interlocutores sociales sobre la reforma laboral. En su opinión el Ejecutivo debería renunciar a legislar unilateralmente, "no vaya a ser" que lleve al país "a otro nuevo fracaso" y, por tanto, "a un conflicto social renovado".

"Si quiere hacer una reforma, que diga cuál, con qué medios y con quién la quiere hacer", ha señalado Fernández Toxo, quien ha recordado que "si lo que pretende es aprobar un decreto" en Consejo de Ministros, estaría "vulnerando la esencia del funcionamiento del diálogo social" en España.

Así, Toxo ha insistido en que el Gobierno debe "sentarse a negociar de forma urgente" sobre esta reforma laboral, que en cualquier caso ha considerado que no es necesaria, ya que todavía se está viviendo del fracaso de las que realizó en su día, en 2010 y 2011, el gobierno socialista.

Respecto a las negociaciones con la CEOE en materia salarial, Fernández Toxo ha apuntado que "avanzan", aunque "a veces hay retrocesos", pero ha mostrado su confianza en que "en unos días" puedan "alcanzar un acuerdo", tras la junta directiva que la patronal celebró ayer miércoles. En dicho encuentro la cúpula empresarial respaldó "unánimemente" a su presidente, Juan Rosell, para que intente sellar un pacto de salarios con CC OO y UGT.