El sector no logra sellar hoy su convenio

Las cajas no logran acuerdo de congelación salarial

Patronal y sindicatos de las cajas de ahorros se han encerrado esta tarde a negociar con el objetivo de salir de la cita con las bases de un nuevo convenio que la patronal condiciona a dos años de congelación salarial. La cita se ha saldado sin acuerdo.

Sede de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).
Sede de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA).

Un año y 18 días después de que expirara la vigencia del último convenio colectivo de cajas de ahorro, un sector que en ese tiempo ha vivido una transformación única, los representantes de la patronal y los sindicatos se han encerrado hoy a negociar con la determinación de alcanzar un nuevo pacto laboral. El diálogo, que llevaba enquistado meses, se ha retomado con urgencia ante los avances del convenio de banca, que amenaza con regir a las cajas si estas no logran un acuerdo propio.

La negociación de los convenios de cajas y banca, dos de los más importantes del panorama nacional, supone también la punta de lanza de la estrategia de la patronal española, la CEOE, cuya Junta Directiva advertía hoy de la necesidad de imponer una fuerte moderación salarial en todos los sectores, dado que las "bandas de aumentos salariales están fuera de contexto".

Sobre esa argumentación, Acarl, la patronal de las cajas, tratará hoy de convencer a los representantes de los trabajadores de que acepten dos años de congelación salarial (2012 y 2013) y otros dos ejercicios con alzas mínimas (2014 y 2015). Un convenio para cuatro años que rompe con la tradición del sector y desliga la evolución de los sueldos del IPC. No habría recuperación del poder adquisitivo perdido. De hecho, la parte empresarial aspira a que los sueldos dependen de la evolución del PIB.

Aunque rechazan este último punto, CC OO, UGT y los sindicatos mayoritarios estarían dispuestos a aceptar un esfuerzo de moderación salarial a cambio de que la patronal se comprometa a acometer el nuevo proceso de reordenación al que está abocado el sector sin caer en ajustes traumáticos de empleo. Esto es, la masa de trabajadores que sea prescindible deberá salir mayoritariamente por la vía de las prejubilaciones y las bajas incentivadas.

Convenio de banca

La patronal de bancos, la AEB, se reunirá mañana con los sindicatos del sector en lo que se espera sea el episodio final de una larguísima negociación. Más de un año de encuentros y desencuentros que podrían saldarse también con dos años de congelación salarial primero, y otros dos con subidas en torno al 1,5%. Una vez se concreten estas cifras, las garantías de empleo y el futuro de los complementos salariales serán los cabos sueltos que deberán atar la partes.

Dado que la mayoría de las cajas se ha transformado en bancos durante los últimos meses, el sector busca con ahínco cerrar un convenio propio que salvaguarde a sus socios (antiguas cajas) de someterse al convenio de los bancos, que podría generar conflictividad entre sus empleados y restarles cuota decisoria a favor de las entidades de mayor tamaño.