Entidades financieras y empresas se verán afectadas por las rebajas a los países

S&P saca la pistola de nuevo y apunta ahora a los bancos

Standard & Poor's vuelve a sacar la pistola contra la zona euro, esta vez contra los emisores privados. La semana pasada, la agencia rebajó la calificación de nueve países de la zona euro y advierte ahora que esas bajadas tendrán consecuencias. Degradará a los bancos en las próximas cuatro semanas.

No, la rebaja de la calificación del fondo de rescate europeo, hasta ayer en triple A, no será la última medida que adopte Standard & Poor's. La agencia seguirá su hoja de ruta y advierte que la pérdida de calificación de un determinado Estado tiene consecuencias instantáneas sobre los emisores privados de dichos países.

En un informe publicado hoy, S&P lanza una advertencia a navegantes: que se vayan preparando los bancos, las aseguradoras, los gobiernos regionales y locales y, en general, todas las empresas de los países que hayan sufrido algún recorte de rating. Es decir, están expuestos los emisores de Alemania, Austria, Italia, Portugal, España y Chipre, Portugal, Eslovaquia y Eslovenia.

En realidad, este es el procedimiento habitual de la agencia, que examina la relación entre los emisores y la economía del país. El razonamiento es sencillo: una menor fortaleza financiera del país se traslada inmediatamente a las empresas y bancos que desarrollan su actividad allí.

Sobre los bancos, S&P advierte explicitamente que el pasado diciembre colocó las calificaciones de 85 grupos en perspectiva negativa. "Este hecho refleja la interconexión de riesgos que vemos entre la deuda soberana y el sistema financiero europeo", sentencia. Ahora indica que tratará de resolver la calificación de los bancos que colocó en revisión. El plazo: las próximas cuatro semanas.

Rebaja la nota de varias entidades con participación pública en la zona euro

Standard & Poor's ha comenzado a rebajar las notas de entidades corporativas y de infraestructuras con participación pública.

En Francia, ha rebajado la nota del gigante energético Electricité de France y de la Red de Transporte de Electricidad (RTE) de "AA-" a "A+", aunque con perspectiva estable. Además, S&P ha cambiado la calificación de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles (SNCF) de AA+ a AA.

Por su parte ha puesto bajo revisión con perspectiva negativa a la gestora aeroportuaria francesa Aeroports de París.

El proveedor energético irlandés Bord Gais Eireann fue puesto bajo revisión para una posible rebaja, al igual que el aeropuerto de Dublín y la eléctrica pública irlandesa ESB, así como la filial de ésta, Electricidad de Irlanda del Norte.

Lo mismo se aplica al suministrador holandés de gas EBN, Gas Terra, Nederlandse Gasunie y Ns Groep, todas firmas neerlandesas, y a la finlandesa Fingrid Oyj.

La alemana Deutsche Bahn ha mantenido su calificación AA con perspectiva estable.

Esas 14 entidades forman parte de una revisión más amplia de las notas de un total de 26 firmas con participación pública anunciada por la agencia de calificación de riesgo el 8 de diciembre.

Efe