Los depósitos registran en noviembre su mayor caída anual

Crecen los particulares en las subastas, pero su influencia es baja

La caída de los depósitos en el mes de noviembre ha ido acompañada por el crecimiento del número de particulares que invierten en deuda soberana. No obstante, la progresión de estos últimos ha sido menor. El descenso de las rentabilidades tras las últimas subastas ha llevado a los pequeños inversores a decantarse por valores refugio como el bund alemán.

Las elevadas rentabilidades ofertadas por la deuda pública llevaron a muchos a pensar que las letras del Tesoro se convertirían en la opción preferida por los pequeños inversores. El miedo comenzó a cundir entre las entidades que veían cómo sus productos bancarios no podían competir ni en plazos ni en remuneraciones con la deuda soberana. Ante la avalancha de preguntas desatadas por la colocación de letras a tres y seis meses el pasado 22 de noviembre, los comerciales intentaron poner en práctica un discurso que desalentase a los clientes en la compra de deuda pública.

No obstante, el atractivo inicial de los ciudadanos por las letras y bonos del Estado empezó a caer lentamente conforme bajaban los tipos de interés que durante tres semanas llegaron a rondar el 5% para los vencimientos a corto.

Al auge inicial de la deuda pública se suma la limitación puesta en marcha por la Ley Salgado que gravaba a aquellos depósitos con elevadas rentabilidades. Ante este panorama y según los datos recogidos por el Banco de España hasta noviembre de 2011 se puede apreciar la tendencia a la baja experimentada por los productos bancarios. En concreto entre octubre y noviembre se constata una caída de 7.000 millones de euros invertidos en depósitos, la mayor para el conjunto del año.

Mientras los depósitos cedían, los particulares que acudían a las colocaciones de deuda se incrementaba, pero a un ritmo menor. Desde junio a noviembre del año pasado los particulares que acudieron a las subastas del Tesoro pasan de invertir 4.162 a 6.400 millones, un 54% más. El aumento es significativo, pero demuestran que los pequeños inversores apenas tienen efecto en las colocaciones.

En las últimas ventas de deuda la demanda había crecido a pasos agigantados. Fuentes del mercado aseguran que esto se debía a dos razones fundamentales. Por un lado, se hallaba el hecho de las últimas colocaciones coincidían con la recta final del año y el Tesoro apuraba para vender el máximo, mientras que por otro se encuentra la inyección de liquidez al sistema por parte del BCE.

Esta última teoría es la que sin lugar a dudas gana más peso entre los analistas. De hecho, la subasta celebrada el 12 de enero refleja la compra masiva efectuada por las entidades aprovechando los préstamos a tres años concedidos por el BCE. Con esta idea se destierra la teoría de que los particulares han jugado un papel decisivo en las colocaciones de fin de año.

Si el dinero invertido en los depósitos cae y la incidencia de los particulares en las subastas de letras no es tan alta ¿adónde va el dinero de los pequeños inversores?

Luis Benguerel, analista de Interbrokers, coincide en señalar que "el interés de los particulares por la deuda pública fue momentáneo". A ello hay que sumarle el escarmiento de muchos inversores después de los últimos acontecimientos con las preferentes. Ante situación solo parece que queda una salida, "el mercado exterior. La gente puede optar por invertir su dinero en depósitos de otros países", indica Benguerel.

Desde Renta 4 creen que el perfil del inversor que se decanta por los depósitos en demasiado conversador como para confiar su dinero a la renta variable de otros estados. Así, José Hinojo, gestor de activos de la entidad, afirma que en los últimos tiempos por lo que más preguntan los inversores en por la deuda de países de la eurozona consolidados, entre los que destaca Alemania. También juegan un papel importante los estados escandinavos cuyas economías están bastante consolidadas. En este apartado el inversor se interesa tanto por su deuda como por la moneda. Asimismo, en el mercado de las divisas el dólar ocupa un lugar destacado y más tras las últimas apreciaciones de la que ha sido protagonista.

Hinojo señala como último recurso los fondos de inversión y los seguros debido a los cambios sufridos en materia de fiscalidad. Según la normativa vigente, estos productos no empiezan a tributar hasta pasados dos años.