Nuevo golpe a la zona euro

Moody's deja la triple A a Francia pero la pone "en vigilancia"

La agencia revisará las calificaciones de todos los países de la Unión Europea a lo largo de este trimestre

La agencia de calificación Moody's confirmó ayer la máxima nota de la deuda soberana de Francia con una perspectiva estable (Aaa), aunque aseguró que mantiene la vigilancia sobre la misma, tres días después de que Standard & Poor's la degradara y le quitara la matrícula de honor.

Moody's, no obstante, indicó que tiene previsto emitir una nueva evaluación de la nota francesa, al igual que del resto de los países de la Unión Europea (UE), a lo largo del primer trimestre del año.

La agencia agregó que la calificación de Francia está amenazada si aumenta la deuda pública en relación al PIB o si la coyuntura económica y financiera del país se deterioran. Un empeoramiento del contexto económico en el conjunto de Europa también podría tener implicaciones negativas para la nota francesa, añade la agencia, que especula con la posibilidad de que Francia tenga que acudir al rescate de otros socios europeos o de sus entidades bancarias.

Tras la puesta en marcha de dos planes de rigor por parte del Gobierno francés, en agosto y en noviembre pasados, el margen de maniobra del Ejecutivo para afrontar las posibles turbulencias económicas se ha reducido de forma significativa, señaló Moody's.

París cuenta con menos recursos que los que tenía cuando en 2008 eclosionó la primera crisis financiera, indicó la agencia. Además, advirtió de que las perspectivas de crecimiento económico, internas y externas, ponen en peligro la consecución de los objetivos presupuestarios publicados por el Gobierno.

El ministro francés de Economía, François Baroin, afirmó ayer que la decisión de Moody's es la prueba de que la política del Ejecutivo "en favor del crecimiento, de la competitividad y del control de los déficit" es la adecuada para el momento de crisis que vive el país. La decisión de Moody's "nos incita a proseguir nuestra acción para restauran la confianza en las instituciones de la zona euro, según el acuerdo alcanzado por los jefes de Estado y Gobierno el 9 de diciembre de 2011", afirmó Baroin en un comunicado. El ministro galo se reunió ayer con su homólogo español, Luis de Guindos.