La agencia retira la triple A al FEEF, pero deja la puerta abierta a que la recupere

S&P degrada al fondo europeo y debilita sus recursos para los rescates

De un plumazo, la agencia Standard & Poor's acabó ayer con el debate sobre qué hacer para que el fondo de rescate europeo (FEEF) mantenga la máxima calificación crediticia: S&P retiró ayer la triple A al FEEF y la dejó en AA+, aunque no descarta volver a subirla. La posibilidad de adelantar el mecanismo permanente de rescate (MEDE), que debería entrar en vigor en julio, gana enteros.

La rebaja de calificación de Francia y Austria ha tenido consecuencias inmediatas en el fondo europeo de rescate. El fondo tiene una capacidad total de 440.000 millones de euros y para garantizar su máxima solvencia -la célebre triple A- los países suscriptores habían aportado avales por valor de 780.000 millones. De esas garantías, Francia y Austria representaban 180.000 millones, que han perdido la categoría de AAA. En consecuencia, mientras en Europa se hablaba de "explorar vías" para que el fondo mantuviera la categoría, la agencia S&P se puso manos a la tarea y recortó el rating a última hora de la tarde de ayer. La capacidad de financiación del FEEF queda seriamente comprometida.

Antes de la noticia, los analistas estimaban que, sin aportar dinero adicional, la capacidad efectiva del fondo se vería reducida a unos 260.000 millones de euros. Con el fondo etiquetado ya como AA+ por S&P, el cortafuegos de la eurozona queda debilitado.

En diciembre, la agencia de calificación advirtió que realinearía la calificación del FEEF con el rating más bajo de aquellos emisores que tuviera en ese momento la triple A, "a menos que se viera la puesta en marcha de suficientes esfuerzos para garantizar el rating del FEEF", explica la agencia en la nota publicada ayer. La actitud de Alemania, que aporta ya el 29,15% de las garantías, no ha ido precisamente en la línea de reforzar la solvencia del cortafuegos europeo. La propia canciller, Angela Merkel, señaló este fin de semana que no veía "necesario" que el FEEF tuviera que tener una categoría de triple A. "Una doble A también es una buena calificación", declaró Merkel.

Alemania se niega en redondo a aportar más garantías

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble, también había explicado ayer mismo que las garantías actuales eran "suficientes". Berlín cuenta con que el FEEF estará activo como mucho hasta el mes de julio, cuando debería ser sustituido por el mecanismo permanente de rescate (MEDE), que estará dotado con medio billón de euros. Acelerar la puesta en marcha del mecanismo permanente -ya se decidió en diciembre adelantarlo un año- es una opción que ahora se presenta con más posibilidades. La agencia deja las puertas del futuro abiertas. La calificación del FEEF puede volver a subir, pero también caer. "Entendemos que varios países están explorando ahora opciones para fortalecer su solvencia crediticia. Si el FEEF adopta mecanismos de fortalecimiento del crédito que desde nuestro punto de vista sean suficientes para compensar las debilidades actuales, en particular, si vemos que las obligaciones del fondo son completamente respaldadas por los emisores que tienen triple A, podríamos elevar otra vez el rating del FEFF".

Al renglón seguido, S&P avisa de que "si no hay un esfuerzo suficiente", la perspectiva del fondo sería puesta en negativa, la antesala de un nuevo recorte que supondría el golpe de gracia para la viabilidad del mecanismo de salvaguardia con el que se ha dotado la zona euro para combatir la crisis de deuda soberana.

Una de las opciones barajadas previas al recorte era reducir la capacidad de financiación del fondo. Goldman Sachs calculaba que, en función del rescate de Grecia, esto dejaría la artillería del FEEF entre 70.000 a 120.000 millones. El verano pasado los mercados pedían una capacidad de dos billones de euros.

Aviso para Merkel

El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, reconoció ayer que la pérdida de la triple A supondrá que el FEEF "tendrá que hacer menos préstamos y hacerlos más caros". Añadió "que para mantener el mismo rating, el mismo volumen de préstamos y al mismo precio, habrá que aumentar las contribuciones de los Estados". Incluida Alemania.

Draghi: "Hay que aprender a no dar peso a los ratings"

El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, aprovechó su intervención ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo para poner en entredicho la labor de las agencias de rating. Draghi aseguró que conviene "aprender a funcionar sin dar tanto peso a las evaluaciones" de estas. Añadió que "reguladores, inversores y bancos han de ser más independientes de esas evaluaciones. Esa es la actitud que ya lleva aplicando en los últimos años el BCE". Draghi, además, pidió ampliar el fondo de rescate de la UE con el objetivo de que pueda recapitalizar bancos de países con problemas que no están sujetos a planes de asistencia financiera, en referencia a España e Italia. "Ampliar la capacidad del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) podría facilitar la recapitalización de los bancos en países que no están sujetos a un programa".

El mercado se anticipa

El fondo de rescate europeo ya estaba rebajado de categoría en el secundario. La rentabilidad exigida a sus bonos a 10 años era ayer del 3,1%; un 2% en los de cinco años y un 1,68% en bonos a tres años. Muy por encima de lo que se pide a los países con rating triple A.