Tras romper con el grupo Bergé

Tata entrega la distribución de sus coches en España a Nijuler

La empresa Nijuler Automoción Siglo XXI ha asumido la importación y distribución de los vehículos de Tata Motors en el mercado español, funciones que hasta el pasado 31 de diciembre corrieron a cargo de Nissho Motor España (Bergé Automoción),

La previsión de mercado es comercializar un total de 1.000 unidades en 2012, según informó el propietario y presidente de la empresa, Juan Ballesteros, que señaló que la previsión es comercializar 1.000 unidades en 2012. Esta cifra de ventas supondrá casi triplicar (+185%) las entregas de 350 unidades registradas por la empresa durante el pasado ejercicio en el mercado español, lo que supuso un retroceso del 50,3%, respecto a las 703 unidades entregadas en 2010.

Ballesteros apuntó que este volumen supondrá unos ingresos para las arcas públicas de 1,8 millones de euros en concepto de aranceles e IVA y aseguró que la Niujler dispone de un capital empleado de 3,5 millones de euros. Así, solicitó al Gobierno que lleve a cabo medidas de apoyo a los emprendedores y que ponga en marcha un plan de ayudas, "porque siempre han tenido éxito".

Nijuler comercializará los vehículos de Tata Motors en España a través de una "sobredimensionada" red formada por 52 concesionarios. En declaraciones a Europa Press, Ballesteros aseguró que la cifra ideal de puntos de venta en España para el objetivo estimado de ventas de 31 concesionarios.

No obstante, el presidente de la nueva distribuidora de la marca india apuntó que su intención es mantener los contratos que mantenía Bergé Automoción con los concesionarios, por lo que no llevará a cabo ninguna reestructuración.

"No tenemos intención de reestructurar la red, no se nos pasa por la cabeza, y la idea es mantener la relación contractual que tenía Bergé", apuntó Ballesteros, que señaló que unos concesionarios continuarán y otros "probablemente" no.

Ballesteros indicó que esta progresión de la marca en el mercado español se basará en una "notabilísima" reducción de costes de la empresa y en la llegada de nuevos modelos, más en línea con las preferencias de los clientes europeos.