Soria congelará la tarifa eléctrica "hasta el límite que podamos"

El titular de Industria dice que el Gobierno no autorizará ningún nuevo reactor nuclear

El ministro de Industria, José Manuel Soria, volvió a justificar ayer la prórroga de la central de Garoña y aseguró estar dispuesto a cambiar el modelo regulatorio para que las nucleares no reciban un precio desproporcionado a sus costes. Y dijo que el Gobierno no apoyará la construcción de ninguna nueva.

El ministro de Industria, José Manuel Soria, declaró ayer por la mañana a TVE que el Gobierno va a cambiar el modelo regulatorio para que la energía nuclear, que tiene un coste bajo, no reciba un precio "elevado" en el mercado mayorista (pool), donde todas las tecnologías participantes reciben el precio marginal, que es el más caro.

A cambio, como ya es sabido, el Ejecutivo prolongará la vida de la central nuclear de Garoña: "¿Qué sentido tiene que infrautilicemos este tipo de energía de coste bajo?", dijo. Eso sí, según sus palabras, el Gobierno no tiene intención de autorizar la construcción de nuevos reactores nucleares. "Además, por la información que tengo, no creo que haya ninguna empresa dispuesta a hacer una inversión de estas características", ha añadido.

Por otro lado, el ministro aseguró que el "propósito" del Gobierno es mantener la tarifa de la luz, como ya hizo en enero. "Pero podemos hacerlo hasta el límite que podamos, porque no podemos controlar la evolución del petróleo ni podemos influir en el precio de la subasta eléctrica", señaló.

Ninguna compañía está dispuesta a invertir en nucleares, según Soria

Además, advirtió de la envergadura del "problema" del déficit de tarifa y aseguró que "toda la prioridad del departamento de Energía del Gobierno es dar solución a este ritmo desaforado de incremento del déficit. Si no lo corregimos, que lo vamos a corregir, podríamos tener un problema financiero de una dimensión distinta", señaló. Según sus datos, el desajuste del sector eléctrico "en los últimos ocho años" suma 24.000 millones y hay "un problema acaso más preocupante", que es "el ritmo de crecimiento de este déficit anualmente, entre 3.000 y 5.000 millones".

En suma, "hay que esperar a los acontecimientos" antes de adelantar futuras decisiones sobre el recibo de la luz, no solo por el problema del déficit de tarifa, sino por la "incertidumbre" acerca de la evolución de los precios del crudo, relacionada en parte con la tensión en el estrecho de Ormuz.

Sobre el bono social de la tarifa, señaló que "la intención del Gobierno es que siga habiendo precios distintos para aquellas personas que no tienen medios suficientes para hacer frente a cuestiones tan básicas como el recibo de la luz".

En cuanto al almacén de residuos nucleares (ATC), explicó que su adjudicación fue una decisión del anterior Gobierno socialista. Su instalación en Villar de Cañas (Cuenca) es "de sentido común", porque España gasta 60.000 euros diarios en mantener los residuos de Vandellós I en Francia. En realidad, es un aval, que se recuperará cuando vuelvan estos residuos.

Ocho años de delantera renovable

El ministro de Industria, José Manuel Soria, indicó en la entrevista concedida ayer a TVE que hay varias tecnologías que "comportan una serie de primas", y citó entre ellas no solo la eólica, la fotovoltaica o la termosolar, sino también los ciclos combinados de gas. Estas primas "están ahí y son recursos públicos", afirmó. Lo que reciben las plantas de gas no son primas, sino pagos por capacidad por estar disponibles en el sistema.

"No hay economía en la eurozona con un peso tan elevado" de las renovables en el mix como España, indicó. "Si España dejara hoy de implantar renovables durante los próximos ocho años, el resto de países de la eurozona tendría que tardar esos ocho años para ponerse al nivel de las renovables en España".

La cifra

24.000 millones de euros es el déficit de tarifa que, según el ministro de Industria, se ha generado en los últimos ocho años.